Campo de concentración de Sachsenhausen

IMG_5266

A menos de una hora en tren del centro de Berlín se encuentra uno de los primeros campos de concentración del Tercer Reich. Sachsenhausen fue construido en 1936 y estuvo en activo hasta los últimos días de la guerra, algo lógico teniendo en cuenta su ubicación.
Para llegar al campo hay que tomar la línea S1. Cuidadito con el ticket del tren, ya que el recinto se encuentra en la zona C y he visto a la vuelta como ponían un par de multas en mi vagón. Desde la estación se puede llegar a Sachsenhausen andando durante algo más de 20 minutos, cogiendo un taxi por seis euros o tomando uno de los esporádicos autobuses.

IMG_5248 IMG_5252

IMG_5253

IMG_5262 IMG_5264 IMG_5265 IMG_5269

Sólo quedan dos de las decenas de barracones que existían originalmente en el campo. También se conservan otros edificios como el depósito de cadáveres o la enfermería. Además, se reconstruyó una parte de la cárcel del campo de concentración.

IMG_5276 IMG_5278 IMG_5287 IMG_5293 IMG_5297 IMG_5299 IMG_5300 IMG_5307

En el vértice opuesto a la entrada del recinto se encuentra el monumento de homenaje a las víctimas. Detrás de éste está la anexión que se construyó cerca del final de la guerra y de la que sí que se conservan en perfecto estado sus barracones. La trinchera en la que fusilaban a miles de personas también se conserva en perfecto estado.

IMG_5316 IMG_5317 IMG_5320 IMG_5323 IMG_5330 IMG_5334 IMG_5335 IMG_5337

En las ruinas del antiguo crematorio se encuentra un mural de homenaje a las víctimas. Los nazis llamaban cínicamente a este lugar Estación Z, ya que era la última parada en la vida de miles de personas. No existe nada peor que un monstruo inteligente.

IMG_5338 IMG_5347 IMG_5349 IMG_5351 IMG_5358 IMG_5363

También se conservan algunos tramos originales de la alambrada que rodeaba el recinto.

IMG_5366 IMG_5368 IMG_5369IMG_5373

Tras más de dos horas de visita abandonábamos el recinto. Pese a que por supuesto que no es un plato de buen gusto, no me ha resultado tan impactante como esperaba. Seguramente sea porque prácticamente no queda nada original en pie y porque no se trata de un campo de exterminio como Auschwitz. Visitar el campo polaco sí que tiene que ser una experiencia extremadamente perturbadora.
En definitiva, se trata de una interesante dosis del episodio más triste de la historia reciente de Europa. Todavía hoy me parece irreal la increíble frialdad con la que los nazis planificaron y perpetraron tan monstruosas y deshumanizadas acciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s