Königstein im Taunus – Route du Vin

Este fin de semana, además de correr la Route du Vin en Luxemburgo, he visitado Königstein im Taunus, un pueblo situado en los alrededores de Frankfurt cuyo principal atractivo es un castillo en ruinas. Eso y las vistas desde éste. Un buen plan para una tarde de sábado.

IMG_9755 IMG_9756 IMG_9758 IMG_9759 IMG_9760 IMG_9762 IMG_9765 IMG_9767

La Route du Vin ha sido una grata sorpresa. Ahora comprendo la buena fama que tiene. Un gran recorrido con unos pueblos volcados con su carrera, la cual supera ya las 50 ediciones. Lo único malo es la hora de salida (15:00). A esas horas en septiembre puede pasar lo que ha ocurrido hoy: Un calor sofocante con el termómetro oscilando entre los 25 y los 30 grados. Se trata del único lunar de esta preciosa carrera.
A la media maratón le he sumado otros 10 kilómetros esta mañana, por lo que me he ido a más de 31. Ha sido el día de entrenamiento más duro de cara a la maratón de Amsterdam. A estas alturas del año llevo las mismas carreras y los mismos kilómetros que durante todo 2013. A ver si en Amsterdam redondeo un grandísimo 2014.

Senckenberg Museum

Frankfurt, al contrario que Berlín, no es una ciudad que tenga demasiadas cosas para ver. El museo de Senckenberg era de las pocas que me quedaban por visitar. Se trata del segundo museo de ciencias naturales más grande del país, tras el de la capital (el cual no llegué a visitar). Su principal atracción son sus esqueletos de dinosaurios, de los cuales muchos son reconstrucciones de otros museos. Entre los originales se encuentran un Diplodocus y dos cabezas de Triceratops.

IMG_3210

IMG_3211
IMG_3169 IMG_3171 IMG_3175 IMG_3177 IMG_3183 IMG_3186 IMG_3188

Del resto de la exposición destaca el esqueleto original de un Mamut o una Anaconda disecada, con la que ejemplifican cómo se alimentan estos animales.

IMG_3189IMG_3192 IMG_3197 IMG_3198 IMG_3199 IMG_3201 IMG_3207
IMG_3208 IMG_3218
IMG_3217

Una forma entretenida de pasar la tarde.

Frankfurt Marathon 2013

Un día te levantas y te miras en el espejo. No te reconoces. ¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿En qué momento me salí del camino? ¿Realmente hubo alguna vez un camino, una ruta trazada? Buscas culpables, pero en el fondo sabes que realmente sólo existe uno: tú mismo.
Todo el mundo sabe cómo le gustaría ser, qué experiencias querría disfrutar, dónde desearía vivir, qué trabajo le gustaría tener. Mucha gente, tristemente, no tiene la oportunidad de acercarse a lo que sueña. Unos pocos la tenemos, pero somos lo suficientemente imbéciles como para dejar pasar los días, los meses, los años, y convertirnos en seres conformistas, atrapados por nosotros mismos en una vida monótona y rutinaria.
Aquel día, tras mirarme en el espejo, volví a mi habitación y me senté en el escritorio. Cogí un papel y me puse a escribir. En él estaba todo aquello que deseaba hacer o cambiar. De aquellas líneas me acuerdo sólo de unas pocas, pero hay una que recuerdo por encima del resto: adelgazar. ¿Qué suele hacer la gente para adelgazar? Parece que correr es una buena manera de perder peso. Además Edu, llevas bastante tiempo deseando salir a correr, pero como eres un perraco comecruasanes no dabas el paso. Sin embargo, no queremos seguir parados, ¿verdad?
A partir de ahí los acontecimientos se precipitan. Te apuntas al gimnasio y vas aumentando la distancia: 3, 4, 5, 8, 10 km… En navidades piensas que estaría bien correr una media maratón. ¿Y una maratón? ¿Estás loco? Eso es imposible. Mírate al espejo y luego mídete las pulsaciones por minuto. Hay conejos que tienen menos que tú.
Llega el 1 de abril y Denia se incrusta en tu corazón para siempre. Mi estreno en media maratón. La segunda de 30 carreras hasta hoy, la mayoría de ellas por encima de los 15 kilómetros. Grandes momentos, grandes amigos, alguna decepción que otra, pero cada kilómetro, cada metro, merece la pena. El asfalto siempre tiene algo que enseñarnos.
No todo es deporte. Llega Berlín. Más tarde Frankfurt. Vives en Alemania. Tienes un trabajo que te gusta. Vuelves a ascender a Monte Perdido y al Aneto, recuperando del todo al montañero que siempre has llevado dentro y que, sin saber muy bien por qué, en algún momento perdiste. En dos años consigues ver a casi todas las bandas que soñabas ver en directo. Viajas por más de 10 países. Perfeccionas el inglés y sientas las bases del alemán. Te fundes un montón de pasta, sí, pero joder, es tu momento.
Para cuando vas a cumplir dos años corriendo, decides dar el paso definitivo en tu camino como corredor de fondo. Maratón. Eso que parecía inalcanzable. Crees que estás preparado. Vas a ir a vivir a Frankfurt y… ¡sorpresa! La ciudad alberga una de las 24 mejores maratones del planeta. Se celebra en octubre. A huevo.
La semana pasada me la pasé con el corazón a 100 todos los días. Una mezcla de miedo y emoción me recorría todo el cuerpo. Tras todas estas líneas se entenderá lo que suponía para mí correr una maratón.
No llegaba en mi mejor momento de forma. No pude entrenar en dos de las tres semanas previas a la carrera. Una por resfriado y otra por lesión. Pese a ello, el entrenamiento estaba ahí, así como dos años de experiencia con más de una docena de medias maratones e incluso un cross de 27 kilómetros. Tenía muy claro que, salvo lesión, la terminaba, aunque sí que había rebajado mis pretensiones respecto al crono.

DSC_0413

DSC_0438

Ayer domingo se daba el pistoletazo de salida a las 10:30 de la 32ª Frankfurt Marathon. Yo salí en el segundo grupo, a las 10:37. Un momento difícil de olvidar, mi primera salida en una maratón. El comienzo del final del camino.
Mi idea era pasar la media maratón en el 1:47. Los primeros 15 kilómetros mantuve bien el ritmo, aunque no me encontraba todo lo bien que me hubiera gustado. Pasé algunos kilómetros con un ligero flato. No perdoné ni un avituallamiento, lo cual me hizo “perder” bastante tiempo, especialmente al paso por la primera media, que cerré en un más que discreto 1:49. Pese a que sufrimos una incómoda lluvia durante más de media hora, era evidente que no era mi día.

DSC_0553

DSC_0558

Desde el 21 al 27 pasé unos buenos kilómetros. A partir de ahí comenzó la cuesta abajo. Lenta, pero imposible de frenar. Para cuando pasé por el kilómetro 31 tuve que romper mis principios y consumir, por primera vez, los geles que me ofrecían en el avituallamiento. Estaba fundido. ¡Y todavía quedaban 11 kilómetros! A partir de ahí mi ritmo continuó su caída en picado.
Era obvio que, pese a que tanto el día de la carrera como en los meses previos mi respeto a la prueba era máximo, había cometido un error garrafal en el entrenamiento. Pensaba que incrementando mínimamente el kilometraje me valdría para salir airoso. Al final así ha sido, pero con muchísimo más sufrimiento del debido. Me ha faltado mucha más carga de kilómetros estos últimos meses. De todo se aprende. He pagado la novatada.
El sufrimiento que experimentó mi cuerpo del kilómetro 37 hasta el final es algo que jamás había vivido. Indefinible. Por si fuera poco, durante esos kilómetros nos acompañaron ráfagas de viento infernales, que fácilmente alcanzaban los 30 km/h. Llegaron casi a pararme en algún momento. Pese a que sufrí lo que no está escrito, estoy muy orgulloso de que en ningún momento llegué a caminar. Es posible que si hubiera andado un rato y reemprendido la marcha mi tiempo hubiera sido mejor. Pero yo, salvo problema serio, JAMÁS me pararé en una carrera. Sin duda, la gran nota positiva de ayer fue la fortaleza psicológica que he alcanzado.
Los últimos 195 metros fueron indescriptibles. Son los últimos pasos hacia la consecución de tu sueño. Cruzas la meta en 4:03:49 con lágrimas de emoción brotando de tus ojos. Se trata de un tiempo muy lejano a tus aspiraciones. El asfalto, como siempre implacable, te ha dado una cura de humildad. Normalmente hubiera considerado este resultado un fracaso mayúsculo. Sin embargo, ayer poco importó el crono. Ya habrá tiempo de mejorarlo. Hoy, todavía cojo, ya tengo ganas de revancha.

Lo verdaderamente importante de ayer es evidente, ¿no? Soy corredor de maratón.

DSC_0706

Buchmesse 2013

Este fin de semana ha sido la feria del libro de Frankfurt. Tenía una idea un tanto diferente de lo que me iba a encontrar. La mayor parte de la feria está dedicada a que los países traten de promocionar su literatura, así como que las distintas editoriales del mundo presenten sus nuevas ediciones, eso sí, sin prácticamente venta al público.

IMG_2975 IMG_2977 IMG_2979 IMG_2981

Yo esperaba adquirir libros de las editoriales españolas, por lo que para mí ha sido un poco decepcionante. Al menos sí que he podido conseguir un par de guías de Lonely Planet a precio muy reducido. Como viajero que se suele apoyar en sus guías para preparar sus aventuras, su stand era una delicia para mí. Las librerías alemanas sí que tenían dos edificios para venta al público, pero claro, de momento lo de leer en alemán me queda un tanto lejano.

IMG_2984 IMG_2985
IMG_2982 IMG_2987 IMG_2988

Si la feria hubiera sido en mi lengua materna hubiera sido una maravilla, así se me ha quedado únicamente en interesante.

Deutsches Filmmuseum

Cuando vine en junio a hacer la entrevista para mi trabajo actual, no visité ningún museo de Frankfurt, ya que salí de ésta sabiendo que iba a venirme a vivir a orillas del Main, por lo que tendría tiempo de sobra para acercarme al gran número de museos que alberga la ciudad. Tras Berlín, Frankfurt es la segunda ciudad del país más importante a nivel de museos.
Entre ellos, uno de los más relevantes es el del cine. La exposición es pequeña, pero muy interesante. En la primera planta se explica paso a paso cómo se llegó desde las simples imágenes hasta el proyector cinematográfico, inventado por los hermanos Lumiere.

IMG_2844 IMG_2845

En la segunda planta, además de cuatro pantallas donde se proyectan sin descanso escenas de distintas películas, se muestran diversos objetos relacionados con el mundo del celuloide. La estrella de la exposición es el traje que se utilizó en Alien, aunque también destacan una de las marionetas de stop and motion empleadas en Pesadilla Antes de Navidad o el guión de Sunrise con las notas de Murnau. Esta última me parece la obra cumbre del cine mudo, por lo que ha sido una agradable sorpresa encontrarme el guión. La máscara de Darth Vader es un modelo de prueba que se empleó antes de comenzar el rodaje de El Imperio Contraataca.

IMG_2847 IMG_2848 IMG_2850 IMG_2851 IMG_2853 IMG_2854 IMG_2855 IMG_2856 IMG_2857 IMG_2859 IMG_2860 IMG_2861

En las pantallas grandes he podido ver una de las escenas de 2001, una de mis películas favoritas. También tenían expuesta una secuencia de imágenes que Kubrick empleó para planificar el montaje de una de las escenas de la película.

IMG_2862

Se trata, sin duda, de un museo muy interesante para los que amamos el séptimo arte.

Internationale Automobil-Ausstellung 2013

Esta es mi tercera semana en Frankfurt am Main. De momento llevaré bastante lío hasta noviembre, ya que el 1 de octubre me mudaré al que va a ser mi piso definitivo aquí. Esa es la razón por la cual no he podido actualizar durante las últimas tres semanas, ya que no tendré DSL hasta mediados de octubre. De momento sobreviviré con la WLAN de O2, servicio que he contratado esta semana. Tengo muchísimo trabajo atrasado con el blog: Pirineos, centro de Europa, Valle del Rin, Heidelberg…
Mis impresiones estas tres primeras semanas son muy positivas en todos los aspectos. A nivel laboral, la razón de mi mudanza, estoy muy contento. Es justo lo que estaba buscando. Voy a crecer muchísimo profesionalmente a orillas del Main. Si antes no muero congelado durante el invierno, claro.
Durante semana voy hasta arriba entre trabajo, entrenamiento para la maratón, papeleos y tareas varias relacionadas con mi asentamiento en la ciudad. Por ello, trato de sacar el máximo partido a los fines de semana. El primero estuve de viaje por el Valle del Rin, Heidelberg y corrí la media maratón de Worms. Este fin de semana será más relajado: visitar algún museo y hacer una simulación de 35 kilómetros de cara a la maratón.  Bueno, tal vez relajado no sea la palabra. El fin de semana pasado tenía el ticket de dos días para el Salón del Automóvil de Frankfurt.
Este año está siendo absolutamente insuperable: Berlín, conciertazos, innumerables viajes, muchísimas carreras, Aneto, Monte Perdido, Frankfurt… pues bien, la IAA ha sido una de las mayores sorpresas del año. Sabía que me iba a gustar porque me encantan los coches. Sin embargo, no me esperaba algo tan apabullante.
En primer lugar, el recinto ferial de aquí es unas 20 veces más grande que el de Alicante. Me sentía como un auténtico pueblerino paseándome por las largas avenidas que conectan los distintos edificios, mientras establecía esa conexión en mi cabeza. La exposición de BMW era absolutamente alucinante, con un circuito que recorría la sala por encima de las cabezas de los visitantes. Eso por no hablar del i8, el coche más bonito de toda la feria.

IMG_2574

IMG_2576

IMG_2578

IMG_2580

IMG_2583

IMG_2584

IMG_2585

IMG_2587

IMG_2588

IMG_2590

IMG_2591

IMG_2593

IMG_2600

IMG_2605

Casi todas las marcas centraban sus exposiciones en la presentación de modelos híbridos, aunque su gran reclamo solía ser la presentación de un modelo de tintes futuristas. Las que podían, lo acompañaban exponiendo sus -exitosos- modelos de competición.

IMG_2615

IMG_2619

IMG_2623

IMG_2631

IMG_2633

IMG_2635

IMG_2637

IMG_2638

IMG_2639

IMG_2645

IMG_2648

IMG_2655

IMG_2659

IMG_2660

IMG_2662

IMG_2671

IMG_2674

IMG_2675

IMG_2678

IMG_2682

IMG_2687

IMG_2688

Tras BMW, la segunda exposición más destacable era la de Mercedes, alojada en el edificio en el que se encontrará la meta de la maratón de Frankfurt en 5 semanas.

IMG_2695

IMG_2700

IMG_2702

IMG_2706

IMG_2714

IMG_2717

IMG_2722

IMG_2724

IMG_2725

IMG_2726

Por encima de coches de F1, Le Mans y modelos nuevos, lo más emocionante para mí fue ver el Polo WRC. Ogier está a sólo un punto de proclamar campeón del mundo de rallies a mi coche. Bueno, no exactamente el mío, pero se me entiende.

IMG_2728

IMG_2731

IMG_2732

IMG_2733

IMG_2734

IMG_2735

IMG_2739

IMG_2749

IMG_2752

IMG_2754

IMG_2756

IMG_2758

El sábado no había demasiada gente en el recinto… comparado con el domingo. Optamos ese día por jugar una hora al FIFA -tenían varias consolas en la exposición de Hyundai- esperando a que el recinto se vaciase un poco.

IMG_2760

IMG_2761

IMG_2763

IMG_2764

Pasamos otro buen rato en la exposición de BMW, ya que era la que más merecía la pena repetir. Era impresionante escuchar rugir a varios M mientras recorrían el circuito.
Con un día completo se puede ver perfectamente todo. Eso sí, hay que intentar evitar a toda costa un domingo. Es muy recomendable quedarse hasta que cierran a las 19:00, ya que desde una hora antes ha desaparecido el 80% de la gente.
Pese a que se puede hacer en prácticamente todos los coches, yo sólo me subí a tres: el i3 de BMW, el 911 Carrera Turbo y el Golf GTI. VW, BMW, Porsche. Esa es la escalera que me gustaría seguir, aunque el último peldaño mejor lo dejamos para otra vida (el 911 al que me subí valía 183.000 euros).

IMG_2776

IMG_2781

IMG_2785

IMG_2789

IMG_2801

IMG_2809

IMG_2814

IMG_2816

IMG_2821

IMG_2826

IMG_2833

IMG_2837

En definitiva, una experiencia memorable que espero repetir todos los años que pase aquí. Dentro de tres semanas volveré al recinto para la mayor feria del libro del mundo.