Pearl Jam – Junio de 2014

En junio, antes de pisar suelo suizo, comencé mis vacaciones pasando un par días en Berlín. Allí, en mi querida capital alemana, vería al único grupo en activo de mis bandas favoritas que me faltaba por ver en directo.
El Kindl-Bühne Wuhlheide fue el escenario escogido para el único concierto en suelo alemán de la (corta) gira europea de Pearl Jam. Es un recinto muy parecido al Waldbühne, lugar donde vi el año pasado a Muse.
No puedo más que corroborar su status como uno de los mejores grupos en directo del planeta. Siempre recordaré la frase de Eddie Vedder -botella de vino en mano- cuando llevábamos unas pocas canciones: “I don’t know when it gets dark in here, but we will surely be here until then”. Tampoco podré olvidar esas (divertidas) avalanchas en la tríada Go-Why Go-Do the Evolution, ver a Vedder borracho escalando 10 metros por los andamios de las luces en Porch o ese final con Yellow Ledbetter, mi canción favorita del grupo. Fueron más de tres horas de concierto (34 canciones) con un público entregado.
El único pero que le puedo poner fue el setlist, el más flojo de toda la gira europea. No tocar Black ni Better Man me parece criminal en un concierto tan, tan largo. Una gran excusa para repetir, aunque con condiciones más favorables (sin coger 2 días de vacaciones).

2014-06-26 20.05.34 2014-06-26 20.05.39

Otra noche para el recuerdo gracias a la música. Al final del concierto tenía la sensación de que era el final de una etapa. Desde que vi a Metallica en 2003, con 17 añitos recién cumplidos, la música en directo ha sido siempre uno de los pilares de mi vida. A partir de ahora pasará a un segundo plano. Seguiré yendo a conciertos por supuesto, pero veo muy difícil volver a sentir algo como lo vivido en las siguientes diez noches, mi top 10 (sin repetir artistas).

Roger Waters – Barcelona 2007
Bruce Springsteen – Madrid 2012
Metallica – Madrid 2003
AC/DC – Madrid 2009
Queen & Paul Rodgers – 2005
Paul McCartney – Varsovia 2013
Pearl Jam – Berlín 2014
Muse – Berlín 2013
Mark Knopfler – Madrid 2008
Radiohead – Bilbao 2012

En fin, lo dicho. Viva Pearl Jam. Vivan las noches de directo. Viva la música.

Setlist:
Pendulum
Low Light
Nothingman
In My Tree
Go
Why Go
Do the Evolution
Corduroy
Lightning Bolt
Mind Your Manners
Gods’ Dice
Hold On
Given to Fly
You Are
Who You Are
Even Flow
Sirens
Jeremy
Immortality
Eruption (Van Halen cover)
Lukin
Rearviewmirror

Encore:
Sleight of Hand
Sleeping By Myself (Eddie Vedder song)
All Those Yesterdays
Crazy Mary (Victoria Williams cover)
Comatose
Blood
Porch

Encore 2:
Bee Girl
I Believe in Miracles (Ramones cover)
Alive
Rockin’ in the Free World (Neil Young cover)
Yellow Ledbetter

Franz Ferdinand – Marzo de 2014

Nada más aterrizar en Frankfurt, tras correr unas horas antes la media maratón de Berlín, cogí un tren en dirección a Wiesbaden. En mi mochila llevaba la entrada para ver esa misma tarde a Franz Ferdinand, uno de esos grupos que tienen fama de poner el recinto patas arriba en cada actuación.

IMG_4710 IMG_4728

Siempre es agradable que tus expectativas se vean totalmente cumplidas. Es un directo en el que, durante una hora y cuarenta minutos, va cayendo tema tras tema sin permitir al público ni respirar. Precisamente la duración pudiese ser la única pega, pero, para un no fan como yo, ésta fue perfecta.
El Schlachthof de Wiesbaden es una buena sala de conciertos. Escenario alto y buena acústica. Si la sala es buena, no hay mejor forma de ver a un grupo. Diría que éramos entre 3.000 y 4.000 los que pudimos disfrutar allí de una gran velada.

Setlist:
Bullet
The Dark of the Matinée
Tell Her Tonight
Evil Eye
No You Girls
Do You Want To
Fresh Strawberries
Walk Away
Stand on the Horizon
Can’t Stop Feeling
Auf Achse
Brief Encounters
Lucid Dreams
This Fire
Take Me Out
Love Illumination
Michael
Ulysses
Outsiders

Right Action
Erdbeer Mund
Jacqueline
Goodbye Lovers & Friends

Barcelona – Febrero de 2012

A finales de 2012 estuve cerca de irme a vivir a Barcelona. El mes que viene volveré allí para correr su media maratón. Es una ciudad en la que me gustaría vivir algún día, al menos durante una temporada.
En febrero de aquel año me acerqué a la ciudad para ver a Dream Theater por cuarta vez (el mes que viene toca la quinta). No concibo visitar Barcelona sin dar un paseo por el barrio gótico y por el Passeig de Gràcia, donde destacan especialmente La Pedrera y la Casa Batlló, ambas de Gaudí.

IMG_6487

IMG_6496

IMG_6497

IMG_6503

IMG_6508

El concierto era en el Sant Jordi Club, un lugar más que aceptable para conciertos. Su hermano mayor -el Palau- es uno de los mejores recintos en los que he estado para dichos eventos. En principio el concierto se iba a celebrar en éste, por lo que fue una ligera decepción que decidiesen cambiar el lugar. Teniendo en cuenta la asistencia final, unas 6.000 personas, resulta comprensible que se produjese el cambio.
Fue un show bastante correcto. Venían presentando A Dramatic Turn of Events. Antes habían tocado Periphery de teloneros, pero nos los perdimos. Un año más tarde los vería en el Magnet Club de Berlín.
Del concierto destacaría la sección del Six Degrees of Inner Turbulence y 6:00, mi canción favorita del Awake. Es innegable que se echa de menos la presencia de Mike Portnoy sobre el escenario. Por suerte pude llegar a verlo dos veces con la banda.

IMG_6514

IMG_6521

IMG_6547

IMG_6558

En definitiva, un buen concierto de dos horas. Lo mejor, sin duda, la compañía, aunque me hicieran verlo desde grada (no puedo evitarlo, adoro la pista). Por fin los pudimos ver juntos tres grandes amigos que somos muy seguidores de la banda.

Setlist:
Bridges in the Sky
6:00
Build Me Up, Break Me Down
Surrounded
The Dark Eternal Night
Drum Solo
A Fortune in Lies
Outcry
Wait for Sleep
Far from Heaven
On the Backs of Angels
War Inside My Head
The Test That Stumped Them All
The Spirit Carries On
Breaking All Illusions
As I Am

A la mañana siguiente continuamos con la ruta Gaudí: Visita a la Sagrada Familia (a la que decidimos no entrar por la larga cola que había) y al Parque Güell.

IMG_6559
IMG_6560
IMG_6563

IMG_6578

IMG_6580

IMG_6585

IMG_6591

IMG_6592

IMG_6594

 

Barcelona es una ciudad que me encanta. Tengo pendiente subir también las fotos de mi visita en 2007, cuando fui allí a ver a Roger Waters por primera vez.

AC/DC – Abril de 2009

Stand up and be counted for what you are about to receive…
Hay noches que recuerdas toda una vida. No importa lo mala que sea tu memoria. En mi adolescencia fui muy fan de AC/DC. Aunque con el tiempo ha perdido mucha relevancia en mis gustos, es uno de esos grupos por los que se siente especial predilección, ya que ayudó a prender la llama de mi pasión por la música.
Es un grupo por el que he sudado tinta para poder verlos en directo. Cuando mi interés por el grupo era máximo, allá por el año 2000, me quedé sin entrada para la gira del Stiff Upper Lip. Muchos años después se anunció su siguiente gira, concretamente para la primavera de 2009. Esa vez no se me podían volver a escapar. Casi un par de horas antes de que abrieran las puertas, me encontraba yo haciendo ya cola frente a la fachada de El Corte Inglés. A las 10 comenzó la venta. Para cuando alcancé el mostrador las entradas ya habían volado. Mi cara de estupefacción era de campeonato.
Con las manos vacías regresamos a casa. Sin embargo, gracias a mis conocimientos en materia de conciertos, encontré una puerta trasera. Al llegar, me puse frente a mi ordenador y entré en la web de la promotora, la desaparecida Gamerco, la cual solía guardarse unas cuantas entradas para venta directa. Pensaba que también estarían agotadas, pero… ¡aún quedaban! Unas semanas más tarde las recibí por correo.
La historia no acaba ahí. El día del concierto teníamos vuelo a las 3 de la tarde, llegando a Madrid a las 4. El concierto empezaba a las 9. Íbamos sobradísimos de tiempo, por lo que esperaba coger un buen sitio en la pista.
Dos palabras. Vuelo cancelado. Mi hermano de vez en cuando me recuerda el momento en el que nos anunciaron la noticia. Blasfemé, di una patada al suelo y el resto de la gente que iba a volar en el mismo avión se me quedó mirando. Ellos no conocían toda esta historia (tampoco mi carácter).
Por suerte, nos reubicaron en un vuelo a las 7, llegando a Barajas a las 8. Ahora íbamos a ir justísimos de tiempo. Tan justos que nos perdimos la primera canción. Recuerdo, como si fuese ayer, bajar corriendo junto a mi hermano las escaleras que conducían a la pista del Palacio de los Deportes, mientras sonaban los primeros acordes de Hell Ain’t a Bad Place to Be. Éxtasis.
Pocos segundos después de alcanzar la pista comienza a sonar Back in Black. No cabe ni un alfiler y nadie se mantiene pisando el suelo por más de un segundo. Jamás he vivido una fiesta semejante en un concierto, y bueno, I’ve seen things you people wouldn’t believe…

002

007

005

015

Canción tras canción, himno tras himno, la noche volaba. Ese día, a causa del problema con el vuelo, no había tenido tiempo para cenar.  En For Those About to Rock me pasó algo que no me ha ocurrido en ningún otro concierto, me mareé. Recuerdo verlo todo blanco durante un instante. Simplemente parando de saltar se me pasó. Por suerte (o más bien por desgracia), era la última canción. Nadie deseaba que aquello acabase.
Con el rugido de los cañones se cerraba una noche mágica. Sin lugar a dudas, uno de los 5 mejores conciertos que he visto.

Setlist:
Rock ‘n’ Roll Train
Hell Ain’t a Bad Place to Be
Back in Black
Big Jack
Dirty Deeds Done Dirt Cheap
Shot Down in Flames
Thunderstruck
Black Ice
The Jack
Hells Bells
Shoot to Thrill
War Machine
Anything Goes
You Shook Me All Night Long
T.N.T.
Whole Lotta Rosie
Let There Be Rock

Highway to Hell
For Those About to Rock (We Salute You)

Sigur Rós en Frankfurt

Mucho se habla de la soledad del corredor de fondo. Yo no la conozco. Buena parte de la culpa de ello la tiene un grupo islandés. Sigur Rós cantan en su idioma materno, por lo que no se entiende un carajo de lo que dicen. Pese a que el punto fuerte del grupo es su maravillosa música, una vez que uno se molesta en traducir las letras, puede observarse que éstas no se quedan atrás en belleza.
Es difícil expresar para mí lo que significa este grupo. Tengo tantos maravillosos recuerdos con su música de fondo en los últimos dos años: Ascendiendo solo por los Dolomitas escuchando el Takk, saltando de charco en charco por el paseo de la playa de San Juan -con relámpagos en el cielo- mientras sonaba Hoppipolla en mis auriculares, correr la media maratón de Elche escuchándolos únicamente a ellos, cruzar la meta de la media de Alicante con Staralfur…
Para hacer la velada más grande aún, dos de mis mejores amigos volaron de Alicante a Frankfurt para disfrutarla conmigo. No podía pedir más.

IMG_3386 IMG_3391 IMG_3395 IMG_3399 IMG_3407 IMG_3416

A primera vista puede parecer que su música no es la más adecuada para el directo. Sin embargo, es sin duda uno de los conciertos más bellos de los más de 50 que he visto ya, con muchos momentos en los que a uno se le ponía la piel de gallina. La única pega es que fue muy corto (1:30). Aún más al no ofrecernos el bis que están haciendo en esta gira, cosa que me cabreó soberanamente. No me he enterado del porqué.
Tras unos minutos ya estaba olvidada esa pequeña decepción. Fueron sólo 90 minutos, pero qué minutos. Un sueño hecho realidad (este era de los fáciles). 2013 está siendo un año de escándalo para mí.

Roger Waters, Praga – Agosto de 2013

El dicho ya lo avisa, no hay dos sin tres. Sin embargo, cuando finalizó el concierto de 2011 en Madrid, me invadió la sensación de que era realmente la última vez que le vería. Por suerte, al final no ha sido así. Hace unas tres semanas pude ver -otra vez- al único miembro de Pink Floyd que continúa en activo, esta vez en Praga. El show es prácticamente un calco de lo que pude ver hace dos años, únicamente se han mejorado las proyecciones de In The Flesh.

IMG_1430

IMG_1432

He visto públicos fríos en Alemania, pero lo que viví en Praga es otro nivel. Era más bien gélido. Los debieron traer en vagones directamente desde Siberia. Sin duda se trata del público más impasible con el que me he topado. En el intermedio entre las dos partes, estuve cachondeándome del tema con dos italianos que tenía al lado. Se notaba que no encajábamos allí. Ni ellos ni mis hermanos. Poder ver sus reacciones a lo largo del concierto era uno de los grandes alicientes de la noche.

IMG_1421

IMG_1425

IMG_1433

IMG_1439

IMG_1450

IMG_1451

El momento álgido del concierto es, para mí, Comfortably Numb: Una de mis canciones favoritas. A partir de ahí, el apabullante despliegue visual del show te deja sin palabras. No es un simple concierto, es una experiencia única e incomparable. Ojalá pueda volver a ver al señor Waters sobre un escenario. Me ha dado tres de las mejores noches que he vivido.

IMG_1453

IMG_1454

IMG_1455

IMG_1457

IMG_1459

IMG_1460

IMG_1461

IMG_1464

IMG_1468

IMG_1470

IMG_1471

IMG_1473

IMG_1474

IMG_1477

Muse – Berlin

Hace prácticamente un año me encontraba en Bilbao cumpliendo un sueño. Radiohead es una de mis bandas cabeceras, y nunca les había podido ver en directo. Ver a Thom Yorke y compañía tocar Karma Police y Paranoid Android, es una de esas cosas que se le quedan a uno clavadas en la retina. Pero 2012 no sólo fue el año de Radiohead: El histórico concierto de Springsteen en el Bernabéu, Dream theater, Metallica, Jethro Tull, Wilco, Soundgarden, Vetusta Morla tres veces (incluyendo el concierto con la Orquesta Sinfónica de Murcia), LowCost Festival… Un año difícilmente superable.
Sin embargo, 2013 no se está quedando muy atrás. En apenas un mes he vivido cuatro noches mágicas: Eric Clapton, Rush, Paul McCartney… y Muse.
Menuda tarde-noche que nos ha brindado hoy el grupo inglés. He de decir que, hasta las pasadas navidades, no había profundizado demasiado en la discografía de Muse. Desde entonces, su música me ha acompañado durante innumerables kilómetros de asfalto. Eso hace que uno le coja un cariño especial al grupo (lo mismo me ha pasado con Sigur Rós).
Ya desde el espectacular comienzo con Supremacy y Panic Station, se dibujaba en mi rostro una enorme sonrisa. Después han caído Hysteria, Knights of Cydonia, Time is Running Out y Plug in Baby; mis cuatro canciones favoritas del grupo. Hoy he saltado como hacía mucho tiempo que no saltaba. He disfrutado cada segundo, hasta la última nota de Starlight.

2013-07-14 17.10.44

2013-07-14 20.50.56

He de resaltar que el público alemán hoy sí que ha estado de 10. Por ponerle alguna pega al concierto, no ha llegado a las dos horas y no han tenido excesiva comunicación con el público. Pese a ello, son dos detalles sin importancia en una noche para enmarcar.
En menos de un mes será el turno de Roger Waters en Praga, y en noviembre Sigur Rós, ya en Frankfurt. Alguno más caerá, porque vivir en Alemania es un privilegio para un melómano. Una sangría, pero un auténtico y maldito privilegio.

Setlist:
Supremacy
Panic Station
Supermassive Black Hole
Bliss
Resistance
Interlude
Hysteria
Animals
Knights of Cydonia
Monty Jam
Feeling Good
Follow Me
Liquid State
Madness
Time Is Running Out
Stockholm Syndrome
Unintended
Guiding Light
Undisclosed Desires

Encore:
The 2nd Law: Unsustainable
Plug In Baby
Survival

Encore 2:
The 2nd Law: Isolated System
Uprising
Starlight

Paul McCartney, Varsovia – Junio de 2013

Este fin de semana he hecho una de esas cosas que sabes que únicamente vas a hacer una vez en la vida. Podríamos denominarlo “una locura”. El jueves por la noche me encontraba comprando el billete de autobús que me llevaría, en un viaje relámpago, a ver en directo a la mayor leyenda viva de la música moderna.
En el último mes he ido a cuatro conciertos. Creo que nunca había tenido un mes tan cargado, pero no podía dejar de ir a ninguno. Rush y Van der Graaf Generator no han pisado nunca España -ni lo harán-  y las últimas visitas al país de Clapton y McCartney se remontan a 2004. Por cierto, estuve muy cerca de ir a aquel concierto de Paul. Lo tuve realmente fácil, pero el amigo con el que podría haber ido no quiso finalmente. Esta era la última espina a nivel musical que me quedaba por quitarme.
He de decir que no he visto a mi mayor ídolo, que sigue vivito y coleando: David Gilmour. Sin embargo, muy a mi pesar, está retirado. No va a volver a girar, y nunca he tenido posibilidades reales de verle, por lo que es algo de lo que nunca me podré lamentar.
Pero bueno, volvamos al presente. El autobús a Varsovia partió a las 21:30 del viernes, llegando algo antes de las 6 de la mañana a la capital de Polonia. A duras penas logré dormir algo en el autobús, así que me arrastré por la ciudad hasta que pude hacer el check-in en el hotel a las 14:00. En primer lugar fui a la Plaza del Castillo Real, ya que, al poder visitarla un par de horas antes que en mi anterior visita, sabía que la vería casi vacía. La fotografía que aparece abajo muestra cómo se encontraba la plaza a la finalización de la II Guerra Mundial.

IMG_9392 IMG_9409 IMG_9395

Poder ver los lugares más representativos de una ciudad prácticamente solo siempre es una bonita experiencia.

IMG_9402 IMG_9403

Decidí visitar un par de sitios a los que no pude acercarme cuando estuve en la ciudad hace un mes. Uno de ellos es la Biblioteca Universitaria, bastante llamativa por fuera. Por dentro no era gran cosa. En su interior no se podían hacer fotos.

IMG_9411 IMG_9414IMG_9412 IMG_9413

El otro lugar fue el Museo del Levantamiento de Varsovia. Posee una cantidad interminable de información sobre aquella valerosa acción del pueblo polaco.

IMG_9417 IMG_9420 IMG_9439 IMG_9442

De 2 a 5 dormí en el hotel. Tras una ducha, ya con energías renovadas, me encaminé hacia el Estadio Nacional de Varsovia, lugar en el que comenzaría el concierto a las 9 de la noche. Fue un auténtico lujo poder disfrutar del concierto en la décima fila. Un lujo ciertamente: 150 euros la entrada. Pero como he dicho, se trata de una vez en la vida. Pegándome el palizón que me pegué no iba a pagar 75 euros por ver el concierto a 50 metros del escenario. Además, era divertido pensar que los de la fila de justo delante habían pagado el doble. Supongo que los pobres (aunque pobres no es precisamente la palabra adecuada) no verían el plano de las sillas cuando compraron la entrada.

IMG_9410IMG_9447 IMG_9448 IMG_9450 IMG_9455
IMG_9506

A sus 71 años recién cumplidos, Paul McCartney no se arrastra precisamente por el escenario. Unas 2 horas y 40 minutos de duración tuvo el que ha sido uno de los mejores conciertos que he visto. Muchos momentos destacables: El comienzo con Eight Days a Week, All My Loving, The Long and Winding Road, I’ve Just Seen a Face, Back in the USSR, Blackbird, Mrs. Vandebilt, Eleanor Rigby, Band on the Run… Pero fueron realmente especiales Something (con dedicatoria a Harrison), Yesterday, Hey Jude, And I Love Her y el final con el Medley del Abbey Road, mi disco favorito de The Beatles.
McCartney estuvo de 10, constantemente comunicándose con el público y haciendo bromas. Repito, no parece que tenga 71 años. Los viejos rockeros nunca mueren.

IMG_9492 IMG_9495 IMG_9499 IMG_9508 IMG_9511 IMG_9513

Una noche muy muy especial, que bien ha merecido las 9 horas de autobús de ida y otras tantas de vuelta. La única pega fue no poder compartir con nadie semejante noche. Espero volver a verle, y esa vez lo haré acompañado.
Naaaaaa na na nara na naaaaaaaa ,nara na naaaaaaaaaa, hey jude!

Setlist:
Eight Days a Week
Junior’s Farm
All My Loving
Listen to What the Man Said
Let Me Roll It
Paperback Writer
My Valentine
Nineteen Hundred and Eighty-Five
The Long and Winding Road
Maybe I’m Amazed
I’ve Just Seen a Face
We Can Work It Out
Another Day
And I Love Her
Blackbird
Here Today
Your Mother Should Know
Lady Madonna
All Together Now
Lovely Rita
Mrs. Vandebilt
Eleanor Rigby
Being for the Benefit of Mr. Kite!
Something
Ob-La-Di, Ob-La-Da
Band on the Run
Back in the U.S.S.R.
Let It Be
Live and Let Die
Hey Jude

Encore:
Day Tripper
Hi, Hi, Hi
Get Back

Encore 2:
Yesterday
Helter Skelter
Golden Slumbers
Carry That Weight
The End


The Australian Pink Floyd Show – Primer concierto en Berlín

No sólo ha sido mi primer concierto en Berlín, también es la primera vez que asisto a uno fuera de España. Lo que salta a la vista en primer lugar es la diferencia entre los dos públicos, el español y el alemán. En España hay momentos en los que no oyes al cantante, mientras que aquí no se escucha ni un alma entre el público. Espero que pueda ser debido al tipo de show y/o al tipo de público, porque la verdad es que yo prefiero el estilo mediterráneo a la hora de disfrutar de un concierto. En serio, ni el estribillo de Wish You Were Here. No me he llevado en la cámara porque ponía que no se podía hacer fotos. Pensaba que siendo alemanes lo cumplirían, pero aquí también pasan olímpicamente de esa estúpida norma.
australianÚnicamente mirando el título de este blog uno puede darse cuenta de lo que representa Pink Floyd para mí. Los conocí hace cerca de diez años y desde entonces es mi banda favorita. La vida le enseña a uno que no se debe poner nunca la mano en el fuego, pero aún así la pondría diciendo que la música de Pink Floyd me seguirá fascinando hasta el día en el que me muera.
Volviendo al evento de hoy, respecto al recinto -el Tempodrom- únicamente remarcar que el sonido ha sido sencillamente espectacular. Con diez personas sobre el escenario se podía distinguir cada instrumento perfectamente.
El concierto en sí ha sido genial. The Australian Pink Floyd es considerada la mejor banda tributo del grupo británico, y la verdad es que son difícilmente superables. He visto tres veces a The Pink Tones y esto es otro nivel, pese a que los españoles siguen mejorando con el paso de los años.
El concierto ha comenzado con The Dark Side of the Moon al completo, ya que esta gira celebra los 40 años que cumple el legendario disco. Antes de tomarse un descanso de 20 minutos, la banda interpretaba The Happiest Days of Our Lives y la canción más conocida del grupo, Another Brick in the Wall Part 2.
Tras el descanso vendrían -entre otras- mis canciones favoritas del grupo fuera del Dark Side of the Moon: Comfortably Numb, Wish You Were Here, Shine on You Crazy Diamond y Echoes. La única pega que le pondría al setlist es que creo que se merece entrar algún corte del Animals en detrimento de alguno del The Division Bell.
En definitiva, un gran estreno en Berlín. Llevaba mucho tiempo queriendo ver a la banda australiana, pero habiendo visto a Roger Waters dos veces no iba a irme hasta Madrid o Barcelona para ver a una banda tributo. Aquí lo he tenido fácil. Extremadamente recomendable para los amantes de la música de Pink Floyd.

Setlist:

  1. Speak to Me
  2. Breathe
  3. On the Run
  4. Time
  5. The Great Gig in the Sky
  6. Us and Them
  7. Any Colour You Like
  8. Brain Damage
  9. Eclipse
  10. The Happiest Days of Our Lives
  11. Another Brick in the Wall Part 2
  12. In the Flesh?
  13. Echoes
  14. What Do You Want from Me
  15. Shine On You Crazy Diamond (Parts I-V)
  16. Coming Back to Life
  17. Wish You Were Here
  18. One of These Days
  19. Comfortably Numb
  20. Run Like Hell

Evolución de preferencias musicales 2006-2013

Mientras migraba los archivos almacenados en mi antiguo portátil al nuevo trasto que le va a relevar, me he encontrado con una cosa que solía hacer unos años. El objetivo de esta práctica era ver con los años la evolución de mis preferencias musicales. La verdad es que me alegro de haberlo hecho, resulta divertido ver los cambios a lo largo de los años. La idea era repetir lo mínimo posible discos de un mismo grupo.
El primer año en el que lo hice fue en 2006. El Ride the Lightning de Metallica, A Night at the Opera de Queen y Alchemy de Dire Straits son los únicos discos que están en todas las listas.
De mi grupo favorito, Pink Floyd, aparecen en 2006, 2007 y 2008 tanto el Dark Side of the Moon como el The Wall.
En 2006, el rock nacional está representado por Héroes del Silencio y Celtas Cortos. El resto de discos son el Tubular Bells II, Nevermind, Achtung Baby y varios discos metaleros.
En resumen, por aquel entonces la lista estaba compuesta por algunos discos de mi infancia (Mike Oldfield, Queen y Celtas Cortos), algunos de mi adolescencia (Nevermind, Achtung Baby o Highway to Hell), muchos de mi reciente época metalera y mis primeros pasitos en el prog-rock con Pink Floyd.

Gustos 2006

En un año no hubo tiempo para demasiados cambios, por lo que repiten 11 discos. Del resto de cambios algunos son dentro de la misma banda. El Espíritu del Vino se convirtió en mi disco favorito de Héroes (y lo sigue siendo).
Lo que resulta más palpable es el boom que tuve aquel año con Springsteen, después de verle en directo por primera vez en 2006 y volver a verle en 2007. Aún hoy sigue siendo uno de mis artistas cabecera tras cuatro conciertos.
Ese año también se produjo un cambio que se mantiene estos días. Pearl Jam es mi banda favorita de las que salieron del Grunge. Aún así, por aquella época apenas conocía su discografía, únicamente el Ten. Hoy soy bastante fan. Me conozco bastante la discografía -sobre todo de los 90- y es una de mis grandes asignaturas pendientes en directo.

Gustos 2007

En 2008 se produjeron todavía menos cambios. La entrada de la que hoy es una de mis bandas cabecera, como es Radiohead, con el que para mí es el mejor disco de los últimos 20 años: OK Computer.
El otro cambio fue la entrada de Led Zeppelin con su cuarto disco. Un clasicazo que me sigue encantando hoy. El grupo me gustaba desde hacía bastante, pero antes de 2008 era más de escuchar recopilatorios que discos suyos.

Gustos 2008

Y bueno, llegamos al día actual, en el que aparecen nueve discos nuevos respecto a las listas anteriores. Los 7 magníficos que han estado ya anteriormente son el Born to Run, OK Computer, Ride the Lightning, Alchemy, A Night at the Opera, Ten y Led Zeppelin IV.
Desde hace algunos años, pese a que el Dark Side of the Moon aparecería ahí si repitiera discos de artistas, el Wish You Were Here me parece el disco más redondo de Pink Floyd. De Dream Theater mi disco preferido es el Images and Words. El Awake ahora ya no me parece ni el tercero mejor. Me gustan más Scenes from a Memory y Six Degrees of Inner Turbulence.
The Beatles aparecen por primera vez con su magistral Abbey Road, aunque bien podrían aparecer en la lista el Sgt. Peppers o el White Album. He ahondado bastante en su discografía estos años, principalmente en la segunda época.
De cinco estilos diferentes aparecen cinco obras maestras. El primer disco de progresivo (In the Court of the Krimson King), la psicodelia del genio zurdo de Seattle, el post-rock de Sigur Rós, el Glam Rock de Bowie y el A Kind of Blue de Miles Davis. Lo del señor Miles Davis no es gafapastismo. El último año he escuchado una buena cantidad de Jazz y mi favorito es sin duda ese maravilloso disco. Creo que no exagero si digo que lo habré escuchado unas 50 veces en menos de un año.
El último en aparecer es el magnífico Ommadawn de Mike Oldfield, su disco más redondo bajo mi punto de vista. Posee la misma inspiración que el primer Tubular Bells y un sonido que ha resistido mucho mejor el paso del tiempo.

Gustos 2013

Lógicamente me dejo muchos discos en el tintero. Moving Pictures de Rush, Close to the Edge de Yes, The Queen is Dead de The Smiths, Origin of Symmetry de Muse, Time Out! de Dave Brubeck, Thick as a Brick de Jethro Tull, Selling England by the Pound de Genesis, Un día en el Mundo de Vetusta Morla y un largo etc. Eso sin contar los que aparecían anteriormente y ya no lo hacen.
En resumen, es algo bastante bonito ver como uno va cambiando y enriqueciéndose culturalmente con los años. Muchos compañeros perduran a lo largo del camino. Algunos se pierden y quedan como un bonito recuerdo. Otros nuevos se van sumando sin saber en cuál de los dos grupos acabarán cayendo. Lo importante es que el oído disfrute pese a que los decibelios lo vayan machacando lentamente.