Alemania y Praga – Agosto de 2013

Los días entre los viajes a Croacia y Pirineos no fueron precisamente tranquilos. Comenzaba a trabajar el 1 de septiembre, así que había que aprovechar el verano al 200%. Al día siguiente de volver desde Zagreb a Berlín, cogí un tren a las 6 de la mañana rumbo a Núremberg, donde me encontraría con mi familia. Ese día visitamos Bamberg y Rothenburg ob der Tauber. No saqué prácticamente fotos, ya que estuve por la zona 3 meses antes. Sólo desempolvé mi Canon en Rothenburg, ya que poder disfrutar allí de la puesta de sol y del amanecer fue un lujo.

IMG_1388 IMG_1389 IMG_1397 IMG_1399 IMG_1400 IMG_1401

Desde Rothenburg volvimos a Núremberg, donde cogimos un autobús a Praga. Allí vi con mis hermanos a Roger Waters. Estuvimos poco más de un día por la ciudad. Conociéndola, unas cuantas horas son suficientes para refrescar y visitar alguna cosilla que no pude ver la otra vez. Todavía me siguen quedando cosas pendientes. Por suerte la capital checa está medianamente cerca de Frankfurt.

IMG_1482 IMG_1484 IMG_1489 IMG_1500 IMG_1510 IMG_1519 IMG_1520 IMG_1521 IMG_1527 IMG_1531 IMG_1532 IMG_1535 IMG_1538 IMG_1544 IMG_1552

La cantidad de turistas en la ciudad en agosto es demencial. Si se visita Praga en verano, recomiendo encarecidamente pegarse un madrugón, si no es imposible disfrutar de la ciudad en unas condiciones como las de las anteriores fotos.

IMG_1554 IMG_1561 IMG_1562 IMG_1564 IMG_1574 IMG_1580 IMG_1582 IMG_1585 IMG_1604 IMG_1610
IMG_1614 IMG_1650 IMG_1659

Tras Praga, ascendimos en dirección a Berlín, pero antes de llegar a la capital nos detuvimos en Sajonia. Allí visitamos Dresden, en la que ya estuve en mayo, por lo que en esta preciosa ciudad también me invadió la pereza con la cámara. Esta segunda visita a Dresden me proporcionó uno de los entrenamientos más impresionantes que he realizado. Corrí por el casco antiguo completamente solo. Bueno no, tenía una acompañante de lujo: la niebla. Impagable.
En Sajonia también pasamos un día entero en el parque nacional de la Suiza Sajona. Realizamos dos excursiones, la primera de ellas hasta el mirador de Schrammsteine. Muy interesante.

IMG_1686 IMG_1687 IMG_1691 IMG_1692 IMG_1708 IMG_1710 IMG_1711 IMG_1712 IMG_1713 IMG_1717 IMG_1721 IMG_1723 IMG_1726 IMG_1727 IMG_1732 IMG_1733

Por la tarde hicimos la excursión al mirador de Bastei. Es también muy bonita, pero mucho más turística y, por ello, se respira mucho menos ambiente de montaña.

IMG_1738 IMG_1740 IMG_1744 IMG_1746 IMG_1749 IMG_1759 IMG_1760 IMG_1763 IMG_1767 IMG_1768 IMG_1771
IMG_1743

Una vez ya en Berlín, pasamos 5 días en la ciudad en los que fue un placer hacer de guía turístico. Mis cinco meses en la gran urbe alemana han sido una de las etapas más bonitas de mi vida, un sueño hecho realidad. Para mí siempre será mi segunda ciudad, el punto de partida de mi nueva vida.
El día 18 teníamos el vuelo de Bremen a Alicante, por lo que el día 16 empezamos a desplazarnos hacia el oeste por la geografía alemana. Las primeras paradas fueron Wernigerode y Quedlinburg, dos de los pueblos más bonitos de Alemania, o eso se dice. Yo no soy muy de pueblos. También es que he visto  ya 50.000 pueblos alemanes.

IMG_1804 IMG_1809 IMG_1810 IMG_1812 IMG_1814 IMG_1816 IMG_1822 IMG_1823 IMG_1824 IMG_1828
IMG_1831

IMG_1832

Esa noche dormimos en Hannover, una ciudad que fue una agradable sorpresa. Uno de sus puntos de interés es la Aegidienkirche, una iglesia que fue bombardeada durante la II Guerra Mundial y que no se reconstruyó.

IMG_1847 IMG_1848 IMG_1850 IMG_1852 IMG_1854 IMG_1855 IMG_1856 IMG_1860 IMG_1861 IMG_1866 IMG_1868 IMG_1871 IMG_1874

La última parada era el gran aliciente del viaje para mí. Bremen es una ciudad que no defrauda. Sólo por girar sobre uno mismo 360 grados en la Markplatz (en plan Michael Jackson, pero más despacio, que si no, no ves un carajo), ya merece la pena la visita.

IMG_1878 IMG_1881 IMG_1883 IMG_1884 IMG_1886 IMG_1889 IMG_1897 IMG_1901 IMG_1905 IMG_1907 IMG_1909 IMG_1911 IMG_1919 IMG_1923 IMG_1925 IMG_1928

Sí, me gustaron los músicos de Bremen, ¿algún problema?

Pues esta es la historia, una revisita a una de las ciudades más bonitas de Europa, así como otro incremento de mi conocimiento del país de las salchichas, la cerveza y las oportunidades para los ingenieros.

Pirineos – Agosto de 2013

Tengo la sensación de que el pasado mes de agosto me encontré un poco más a mí mismo. El día más bonito que he vivido en la montaña fue mi primera ascensión a Monte Perdido, en 2005. Sin embargo, la semana que he estado este año en el Pirineo Aragonés ha sido casi insuperable. La belleza de las excursiones, así como el nivel brutal de exigencia al que me (auto)sometí, me dieron varios de los momentos más increíbles que he vivido por las alturas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Que me encanta la montaña y que tengo grandes retos que deseo cumplir no es ninguna novedad. Esa semana no hizo otra cosa que reafirmar exponencialmente mi determinación, así como permitirme ahondar un poco más en mi personalidad, siendo algo más consciente de mis virtudes y de algún defecto de mi carácter. Unas a mantener y otros a minimizar lo máximo posible.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegamos a Benasque un lunes, teniendo planeada para el día siguiente la subida al Aneto. En la oficina de turismo pudimos comprobar como la predicción del tiempo bendecía nuestros planes. Esa tarde decidí salir a correr por el valle de Estós, ascendiendo desde  el Camping Aneto, situado en el mismo valle de Benasque. 400 metros de desnivel de subida y otros tantos de bajada, haciendo unos 9 kilómetros en total. Como dirían los de La Hora Chanante, una ideaca. A la mañana siguiente empecé el ascenso con las piernas bastante cargadas. Pero bueno, esa semana me la había planteado como la de puesta a punto para los últimos dos meses antes de la maratón, y creo que cumplí el objetivo.
Comenzamos el ascenso al Aneto de noche, sobre las 5:30. Las vistas, especialmene mientras amanece, son lo único que hace que el montañero no se muera de asco mientras se abre camino por el horrible roquedal que dirige al Portillón Superior. Eso sí, la recompensa a esas cerca de tres horas no es minúscula. Al llegar al portillón, la montaña regala a sus visitantes una de las vistas más bonitas del Pirineo.

IMG_1948IMG_1951
IMG_1960
IMG_1963
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_1967
IMG_1971
IMG_1972
IMG_1975
IMG_1978
IMG_1980
IMG_1985
IMG_1990
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El estado del glaciar empeora enormemente con el paso de los años. Tardamos bastante en cruzarlo, por lo que creo que no elegimos la ruta adecuada. También he de decir que nos lo tomamos con bastante calma. Cruzar a lo ancho el glaciar proporciona una imponente visión de su verticalidad. Vamos, que acojona bastante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_1991
IMG_1992
IMG_1995
IMG_1996
IMG_1997
IMG_2002
IMG_2004
IMG_2005
IMG_2008
IMG_2026

La otra vez que subí al Aneto -en el lejano 2001- vimos durante la ascensión muchísima más gente. Supongo que algo tendría que ver el que ahora fueran los últimos días de agosto. Recuerdo que aquella vez sufrí bastante más en la parte final del ascenso, desde el collado Coronas. También recuerdo que crucé el Paso de Mahoma sin miedo alguno. Esta vez me impresionó bastante más. Me estaré haciendo mayor. Con más tembleque o menos, llegar a una cumbre así es algo que guardas con mucho mimo en un rincón de la memoria.

IMG_2011IMG_2010
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La bajada hasta La Besurta se hace larga, aunque La Maladeta nos ofreció un último regalo antes de finalizar un largo día. Probablemente la la estampa más famosa del Pirineo Aragonés.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2041
IMG_2028
IMG_2036

Al día siguiente nos encaminamos hacia Ordesa, donde realizaríamos, en primer lugar, la excursión del Balcón de Pineta. Poco puedo decir de ella, salvo que me parece la más bonita del Pirineo. Son 1.300 metros de desnivel, por lo que es bastante exigente. Y yo que me alegro. Un rincón maravilloso alejado de la masificación.

IMG_2045IMG_2046
IMG_2059
IMG_2067
IMG_2074
IMG_2075
IMG_2076
IMG_2079
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2082
IMG_2084
IMG_2085
IMG_2089
IMG_2090
IMG_2093

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2094
IMG_2101
IMG_2108
IMG_2113

De las tres veces que he subido, esta ha sido la mejor, ya que lo vimos al atardecer -por lo que además estábamos completamente solos- y el Lago Marboré tenía restos de hielo. Por si la belleza del paisaje no fuese suficiente, saliéndonos del camino es relativamente sencillo encontrar Edelweiss.

IMG_2124IMG_2125
IMG_2129
IMG_2130
IMG_2117
IMG_2133

Los dos días siguientes eran los más importantes del viaje. Tres meses atrás, estando en Berlín, había reservado para esas noches en el refugio de Góriz. Es de los más solicitados del Pirineo, por lo que hay que gestionarlo con muchísima antelación si se desea conseguir plaza.
Recalco lo de Berlín porque, cuando llegamos la primera noche, estuve hablando con dos alemanes que eran de allí. Cuando les dije -hablando en alemán- que yo también vivía en la capital alemana, se quedaron un poco a cuadros. Demasiada casualidad, ¿no? Un español en medio del Pirineo -a 2.200 metros de altitud- te dice: “¡Yo también vivo en Berlín!”. Inicialmente debieron pensar que me cachondeaba de ellos. Me preguntaron dónde residía exactamente. Cuando les dije “Friedrichshain, cerca de Frankfurter Tor”, ya se lo creyeron… o esa fue mi impresión. Una anécdota bastante curiosa.
El maravilloso valle de Ordesa sólo tiene una pega: lo masificado que está. La calzada que lleva desde las Gradas de Soaso hasta la Cola de Caballo es criminal. El que no quiera caminar por tierra que se vaya a un Spa.

IMG_2140IMG_2141
IMG_2142
IMG_2144
IMG_2157
IMG_2160
IMG_2166
IMG_2167
IMG_2173
IMG_2175
IMG_2184
IMG_2186
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde la Cola de Caballo hasta el refugio disfruté de una hora y media bastante interesante, ya que era la única parte del trayecto que no había recorrido ya.

IMG_2192IMG_2195
IMG_2201
IMG_2222
IMG_2231
IMG_2245
IMG_2246
IMG_2254
IMG_2252
IMG_2251

Las instalaciones del refugio son increíbles. Creo que la familia Hilton lo compraron hace unos años y actualmente consiste en habitaciones privadas con Jacuzzi.
Ahora en serio, habitaciones de 60 personas, duchas con agua fría, ronquidos, tíos que se agarran durante la noche a tu almohada… ¿Alguien da más? Toda una experiencia. Los que me conocen saben que he dormido en el suelo de varios aeropuertos, y que por lo tanto estas cosas no me importan ni lo más mínimo. Simplemente fue gracioso ver la cara de unas chicas cuando entraron en la habitación. Bienvenidas a la montaña señoritas.
A las 6 de la mañana, tras disfrutar a lo largo de la noche de un estruendoso concierto del coro de los montañeros de Góriz, tocaba quitarse las legañas con agua helada y emprender la marcha.

IMG_2261IMG_2263
IMG_2264
IMG_2272

IMG_2302
IMG_2306
IMG_2309
IMG_2313
IMG_2314
IMG_2315
IMG_2316

Subir a Monte Perdido desde Góriz es, al menos en verano, bastante asequible. Son 1.100 metros de desnivel que se pueden superar fácilmente en tres horas. La ascensión a Monte Perdido es la  más bonita que he hecho hasta el momento (dos veces además). Aunque he de decir que lamentablemente mis tres miles son, hasta el momento, bastante escasos.

IMG_2319IMG_2320
IMG_2324
IMG_2334
IMG_2350
IMG_2352

10:30 de la mañana y comenzamos el descenso. ¿Ahora a descansar a Góriz todo el día? Ni loco. Se preveía que el tiempo empeorase considerablemente por la tarde. Tormentas decían. Aún así, yo estaba convencido de que algo más podría hacer mientras las nubes crecían, tenía tiempo de sobra. Al final regresé a Góriz sobre las 4, por precaución, y acabé tirándome de los pelos un poco. No cayó ni una gota en toda la tarde. Aunque bueno, más vale prevenir.
Me encaminé hacia la Brecha de Rolando a toda velocidad. Llegué desde Góriz hasta algo más allá de la Gruta del Casteret en hora y media. No pude llegar hasta la misma brecha porque no llevaba los crampones conmigo. Aún así, fue muy gratificante comerse casi 2.000 de desnivel positivo en apenas unas horas. Qué lejos queda cuando me arrastré para llegar a la cumbre del Mulhacén en 2008.

IMG_2366IMG_2368
IMG_2370
IMG_2371
IMG_2372
IMG_2373
IMG_2374
IMG_2375
IMG_2376
IMG_2378

La verdad es que me planteaba la mañana siguiente como unas pesadas horas de descenso hasta iniciar el regreso en coche a Alicante. Mi mentalidad, a veces demasiado deportiva, hizo que no me parase a pensar en la gran oportunidad que iba a ser poder ver el valle al amanecer, sin que las hordas de turistas hubiesen invadido el parque.

IMG_2396IMG_2403
IMG_2411
IMG_2422
IMG_2426

Sólo he de decir que al final tardamos casi lo mismo en bajar que en subir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2437
IMG_2440
IMG_2451
IMG_2458
IMG_2461
IMG_2466
IMG_2469
IMG_2473

Así se cerraron mis seis días más intensos en la montaña hasta el momento. Muchas experiencias para el recuerdo. Son dos años seguidos yendo a los Pirineos. Lo del año pasado estaba cantado, pero ha sido una verdadera suerte poder ir allí este verano. El año que viene va a estar más complicado, pero volveré pronto. El Perdiguero y el Posets me están esperando.

Oktoberfest, Augsburg y Stuttgart – Octubre de 2013

El fin de semana pasado visité -por segunda vez- la gran fiesta alemana. El sábado a primera hora llegamos a München, donde nos esperaba un tiempo horrible. Por ello, no tengo prácticamente fotos de dicho día. Pese a la incansable lluvia que nos acompañó durante toda la jornada, yo lo pasé estupendamente. Creo que las dos jarras de litro que me bebí en el Biergarten de la Hofbrauhaus tuvieron algo que ver. No es que sea precisamente un borracho, ha sido la única excepción (además prevista) a mi autoimpuesta ley seca durante mis meses de entrenamiento hacia la maratón.
Durante las primeras horas de la mañana paseamos por el centro de la ciudad. Como pensamos volver en 2014, fue una visita bastante superficial. Para la 1 ya estábamos en el recinto del Oktoberfest, donde estaríamos hasta alrededor de las 7 de la tarde. Cuando llegamos ya habían cerrado el acceso a las carpas, ya que, a causa de la lluvia, ese día la demanda para entrar fue aún mayor. Pero bueno, ¿qué mejor que sentarte a beber en unas mesas al aire libre mientras llueve sin tregua?

IMG_2882

IMG_2886

IMG_2890

IMG_2893

IMG_2895

IMG_2905

Al día siguiente nos despertamos en Augsburg, la población más grande de la ruta romántica alemana. Nos tuvimos que ir a 78 kilómetros de München para encontrar una habitación a precio razonable. Al menos la ciudad es interesante.

IMG_2919

IMG_2925

IMG_2930

IMG_2935

IMG_2938

IMG_2939

En nuestro trayecto de vuelta hacia Frankfurt, nos detuvimos en Stuttgart. Fue una parada corta para comer. No iba con demasiadas expectativas y he de decir que me gustó más de lo que me esperaba.

IMG_2942

IMG_2946

IMG_2948

IMG_2974

IMG_2957

IMG_2961

IMG_2968

IMG_2970

Otro fin de semana descubriendo Alemania. A ver si me contratan ya de una vez los de Un País en la Mochila para hacer la versión alemana.

Valle del Rin, Worms y Heidelberg – Septiembre de 2013

¿Qué hice mi primer fin de semana en Frankfurt? Viajar y correr una media maratón. No tengo remedio.
Durante estos últimos meses, mientras vivía en Berlín, he viajado mucho por Alemania. Sin embargo, hay una zona que he evitado. Esta zona, lógicamente, son los alrededores de Frankfurt. Sabiendo que me venía a trabajar aquí no tenía sentido acercarme, sobre todo considerando la gran cantidad de lugares de interés que posee Alemania.
Hay muchísimo por ver en un radio de 300 kilómetros alrededor de Frankfurt. Lo que más me atraía era la parte alta del Valle del Rin, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Para el domingo tenía marcada -desde hacía semanas- la cita con la media maratón de Worms, uno de los grandes hitos en mi preparación hacia la maratón.
Por lo tanto, en primer lugar nos encaminamos el sábado hacia el valle con nuestro Focus alquilado. La zona es bastante bonita, aunque los castillos tampoco son los más impresionantes del país. Es un recorrido perfecto para realizar en bici, ya que no es demasiado extenso y está preparado para ello. Espero volver en primavera y tomarme un día entero con calma sobre las dos ruedas. Lamentablemente en este viaje no hice demasiadas fotos.

 IMG_2478 IMG_2483 IMG_2487IMG_2504 IMG_2522 IMG_2527
IMG_2514

IMG_2540

De Worms tengo todavía menos instantáneas. El problema radica en que he visto ya demasiadas ciudades centroeuropeas, especialmente alemanas. Si no es algo un poco fuera de lo común, suelen provocarme bastante indiferencia, y Worms no es una población que sorprenda.
Pese a ello, desde un punto de vista sí que será especial para mí, ya que he realizado allí mi segunda mejor media maratón hasta el momento, a sólo tres segundos de mi mejor tiempo. Pero lo más importante es que salió así casi sin pretenderlo, en mitad de la preparación para la maratón, con una carga de kilómetros en las piernas bastante alta. Además, no ha sido mi carrera más rápida, pero ha sido la mejor. Me explicaré. Cuando hice mi mejor tiempo en Orihuela, los primeros 10 kilómetros los hice en 45:00, aguantando bien posteriormente hasta el 18, y hundiéndome los últimos tres kilómetros. En Worms hice 47:20 en los primeros 10 km, mientras que en los segundos hice 45:40.
Me gustaría decir que fue por mantener la cabeza fría al inicio. Tal vez algo sí, pero prácticamente salí al 100%. Aún me falta un poco saber calmarme en competición. Debería ser mucho más frío después de casi 30 carreras. También tendría que situarme mejor en las salidas para luego no tener que ir esquivando gente. Pero bueno, fue genial ver como el cuerpo hacia click a mitad de carrera. Dejas de sentir que vas casi al límite, subes el ritmo y empiezas a pasar a un montón de gente. Una buena mañana.

IMG_2544 IMG_2546

Tras la ducha, nos encaminamos hacia Heidelberg, considera una de las ciudades más bonitas del país. Es interesante, pero después de visitar Bremen y Dresden dos semanas antes… para mí no hay color. Sé que no es bueno comparar, pero yo es algo que no puedo evitar.

IMG_2547 IMG_2550 IMG_2559 IMG_2560 IMG_2561 IMG_2563 IMG_2565 IMG_2567

Un fin de semana muy bien aprovechado. La semana que viene iré al Oktoberfest. En noviembre, una vez pasada la maratón, espero hacer otro viaje. Colonia, Trier, Luxemburgo, Estrasburgo… Un gran abanico de posibilidades.

Croacia – Verano de 2013

La secuencia de mis últimos viajes veraniegos ha sido bastante curiosa. En 2010 fuimos a París. La idea original era ir a Noruega, viaje que estuve preparando, pero el estallido de aquel volcán islandés -de nombre impronunciable- hizo variar los planes. Al año siguiente estuve mirando cosas de los Dolomitas, pero fue finalmente el año de Noruega. El año pasado estuvimos por los maravillosos Alpes y Dolomitas. Mi idea era que nos adentráramos hasta Croacia, pero la falta de días no lo permitió. Así que, efectivamente, este año ha sido el turno de Croacia. El año que viene el lugar que seguiría esta tradición sería Islandia, pero, al haberme sacado por fin el pasaporte, posiblemente sea la hora de salir del viejo continente. Ya se verá.
De Berlín volamos a Zagreb, ciudad a la que llegamos bien temprano. No fuimos ese día a la capital croata, si no que nos adentramos en Eslovenia. Mi idea era volver a visitar las cuevas de Skocjan, así como las de Postojnska, éstas por primera vez. Tras visitar Postojnska, consideré que no merecía la pena que mis compañeros visitaran Skocjan, ya que las primeras son absolutamente impresionantes.

IMG_0297 IMG_0298 IMG_0306 IMG_0311 IMG_0312 IMG_0319 IMG_0321 IMG_0322

Al no visitar Skocjan, variamos la hoja de ruta y nos fuimos a Trieste. No es una ciudad especialmente destacable. Lo más remarcable fue ver cómo el temporal azotaba el puerto, así como el helado que pudimos saborear allí.

IMG_0344 IMG_0348 IMG_0352 IMG_0367 IMG_0375 IMG_0377 IMG_0383 IMG_0385 IMG_0393 IMG_0397 IMG_0398 IMG_0400 IMG_0404 IMG_0409

Ya de vuelta en Croacia, hicimos una parada en Grožnjan, pueblo que recomiendan en casi todas las guías. Lo mejor son las vistas del pueblo desde la carretera, de lo que lamentablemente no tengo ninguna foto.

IMG_0414IMG_0419 IMG_0416IMG_0435 IMG_0439 IMG_0440 IMG_0445 IMG_0448IMG_0450 IMG_0452

Tras visitar tranquilamente dicho pueblo, nos encaminamos hacia Porec, nuestra primera toma de contacto con la costa croata. Antes de dormir allí aquella noche, dimos un paseo por su puerto. Recuerdo las sensaciones que me produjo el poder volver a disfrutar de una calurosa noche de verano mediterránea. Uno no puede evitar sentir cierta nostalgia mientras resuenan en su cabeza los ecos de lo que cantaba Serrat. Sólo llevo unos pocos meses en Alemania. Más que por lo que llevo fuera, en situaciones así suele invadir mis pensamientos el futuro, un futuro lejos de casa. Tengo la sensación de que no voy a volver a vivir en Alicante y, aunque estoy extremadamente contento con el rumbo de mi vida, es mi patria y me duele esa casi certeza.
Volviendo a Croacia, la gran atracción de este bonito pueblo costero es su basílica del siglo VI, de estilo bizantino. Fue el primero de los varios patrimonios de la humanidad del país que pudimos visitar.

IMG_0459 IMG_0471 IMG_0476 IMG_0487 IMG_0494IMG_0498 IMG_0500 IMG_0501 IMG_0503 IMG_0508 IMG_0517 IMG_0526 IMG_0527 IMG_0530 IMG_0535

La basílica me gustó mucho, muy diferente a todo lo que había visto hasta ahora en Europa.

IMG_0554 IMG_0565

IMG_0553 IMG_0572

Nuestra siguiente parada fuer Rovinj, cuya figura se levanta sobre el Adriático de forma espectacular. Sus estrechas y empinadas calles me recordaron muchísimo a las del Mont Saint-Michel.

IMG_0587 IMG_0598 IMG_0604
IMG_0621
IMG_0610

IMG_0619
IMG_0606

La siguiente parada en el camino fue la localidad de Pula, cuyas mayores atracciones son su anfiteatro y su Templo de Augusto, ambos de origen romano y en un estado de conservación extraordinario.

IMG_0625 IMG_0626 IMG_0627 IMG_0631
IMG_0628

IMG_0637 IMG_0638 IMG_0639
IMG_0650

IMG_0644 IMG_0649

La última parada del día fue en el Parque Nacional de Kamenjak, famoso por sus acantilados. En la montaña me sobra valor que en sitios como este me falta. Aún así, es el salto más grande que he dado en lugares así, unos 6 metros.

IMG_0652

IMG_0658 IMG_0659

A la mañana siguiente salí a correr a primerísima hora. Habíamos dormido en la pequeña y tranquila localidad de Klenovica. Al terminar el entrenamiento me di un baño en las cristalinas -y, a esas horas, frías- aguas de su playa. No hay mejor forma de empezar un día.
Tras desayunar, proseguimos nuestro camino hacia el sur. Nuestro primer alto del día fue en el Parque Nacional de Paklenica, donde nos adentramos durante algo más de una hora por el mayor de sus cañones. A mis compañeros de viaje les gustó bastante. Yo, por mi parte, creo que he visto demasiados lugares de montaña como para que me sorprendiese.

IMG_0664 IMG_0666 IMG_0679 IMG_0681IMG_0692 IMG_0696 IMG_0702 IMG_0706 IMG_0707 IMG_0710 IMG_0713 IMG_0714

Nuestra siguiente parada fue Zadar, una ciudad que me decepcionó, pese a que ya iba sobre aviso de que no hacía justicia a la fama que tiene. Lo mejor de la ciudad fue escuchar el órgano construido junto al mar, cuyas notas son generadas por el vaivén de las olas.

IMG_0722 IMG_0724 IMG_0727 IMG_0728 IMG_0730IMG_0736 IMG_0737

Nuestra última parada del día fue Sibenik, cuya catedral es también patrimonio de la humanidad. Se trata de la construcción renacentista más importante del país. Más allá de eso, es uno de esos templos religiosos difíciles de encontrar, diferente y singular.

IMG_0751 IMG_0753 IMG_0754 IMG_0755 IMG_0757 IMG_0760
IMG_0759

IMG_0767 IMG_0777

Sibenik me parece una población mucho más imprescindible que Zadar.

IMG_0808IMG_0789
IMG_0786 IMG_0790 IMG_0793 IMG_0805

Esa noche dormimos junto al Parque Nacional de Krka, al que nos dirigimos a primera hora de la mañana. Es un lugar tremendamente espectacular. Las fotos hablan por sí solas. Para mí, el momento álgido del viaje.

IMG_0811 IMG_0813 IMG_0814 IMG_0816 IMG_0819 IMG_0820 IMG_08451 IMG_0877 IMG_0881 IMG_0890 IMG_0893 IMG_0897 IMG_0930 IMG_0931 IMG_0937 IMG_0938

En nuestra continuación hacia el sur del país, pudimos seguir contemplando a lo largo de la costa croata aguas y pueblos realmente vistosos.

IMG_0943 IMG_0946

Paramos a comer en Trogir, otro de los patrimonios de la humanidad del país.

IMG_0956 IMG_0959 IMG_0962 IMG_0963 IMG_0964 IMG_0966 IMG_0967 IMG_0968 IMG_0976 IMG_0977 IMG_0983 IMG_0985 IMG_0988

Nuestro destino final del día era Split, el punto más al sur al que llegaríamos. Desechamos la idea de bajar hasta Dubrovnik, ya que está a tres horas de Split y nos hubiera supuesto una excursión de un día con demasiadas horas de coche. Ya tendré tiempo de ir y visitar la zona en el futuro.
El Palacio de Diocleciano, que se alza en el mismo centro histórico de Split, es también patrimonio de la humanidad. Este monumento romano se construyó entre los siglos III y IV d. C. y convierte a la ciudad en la más interesante de las que pudimos visitar.

IMG_0989 IMG_0990 IMG_0993 IMG_0995 IMG_0997 IMG_1000 IMG_1003 IMG_1007 IMG_1010 IMG_1011 IMG_1017 IMG_1018

Esa noche nos enteramos de que el Hajduk Split jugaba la fase previa de la Europaleague, así que decidimos pagar los once euros de la entrada para verlo perder con un equipo georgiano. Y luego la gente se mete con el Hércules… El público croata anima muchísimo más que el español, fue impresionante verlos botando todo el rato pese al espectáculo lamentable que daba su equipo sobre el césped. Eso sí, también bebían mucha más cerveza. MUCHA.

IMG_1023 IMG_1024

A la mañana siguiente fuimos al puerto para coger el ferry a la isla de Vis, desde donde visitaríamos la Cueva Azul de Bisevo. El ferry no es precisamente barato, a la altura de los noruegos. La visita a la cueva también es cara, unos 20 euros desde Vis. Por todos los gastos que acarrea, creo que no es una visita demasiado recomendable. La cueva es muy bonita, pero únicamente se está dos minutos dentro. Respecto a lo que son las islas, no creo que aporte mucho más que quedarse un día por la costa en tierra firme. Me recuerda a la frase del personaje de Roy Scheider en Tiburón, Brody: Es sólo una isla si se la ve desde el agua.

IMG_1026 IMG_1027 IMG_1030 IMG_1035 IMG_1038 IMG_1044 IMG_1047 IMG_1048 IMG_1055 IMG_1063 IMG_1066 IMG_1068 IMG_1074 IMG_1076 IMG_1081 IMG_1083 IMG_1086 IMG_1087

Eso sí, ver atardecer en el ferry no estuvo nada mal.

IMG_1108 IMG_1099 IMG_1101

Antes de comenzar el regreso hacia Zagreb, aproveché la última mañana en Split para salir a correr al amanecer y así recorrer solo sus preciosas calles.

IMG_1124IMG_1135 IMG_1150 IMG_1151 IMG_1156 IMG_1157 IMG_1162 IMG_1165

Y llegamos al Parque Nacional de Plitvice, el último patrimonio de la humanidad que visitaríamos, considerado uno de los lugares más bellos de Europa. Lo dejé para el final porque esperaba que me resultara lo mejor del viaje. Con unas expectativas tan altas no es de extrañar que me decepcionase un poco. Es un lugar realmente bonito, pero creo que la gran cantidad de gente, el calor y el bajo nivel de agua de las cascadas no ayudó. A ver si puedo volver en una época menos turística y calurosa. Aún así, viendo las fotos, habrá quien piense que estoy como un cencerro.

IMG_1171 IMG_1172 IMG_1176 IMG_1178 IMG_1179 IMG_1183 IMG_1187 IMG_1193 IMG_1197 IMG_1205 IMG_1207 IMG_1211 IMG_1213 IMG_1217 IMG_1223 IMG_1225 IMG_1228 IMG_1233IMG_1238 IMG_1240 IMG_1243 IMG_1244 IMG_1252 IMG_1255IMG_1274 IMG_1278 IMG_1282 IMG_1283 IMG_1285 IMG_1287 IMG_1288 IMG_1289 IMG_1290 IMG_1292 IMG_1297 IMG_1299 IMG_1300 IMG_1304 IMG_1305IMG_1309

En nuestra última mañana decidimos hacer una incursión por Bosnia, donde todavía resuenan los ecos de la infame Guerra de los Balcanes. Lo más interesante de esta poco fructuosa excursión fue contemplar el cambio de paisaje al cruzar la frontera. No a causa de la naturaleza, si no porque en cada población, en lugar de una iglesia, el viajero puede observar el perfil de una mezquita. Curioso ver como la frontera política coincide con la religiosa.

IMG_1310 IMG_1311 IMG_1314

IMG_1315 IMG_1317

La última parada del viaje fue Zagreb, la capital del país, que posee una arquitectura típica del centro de Europa y, por lo tanto, muy alejada de la del resto de las ciudades del país. He de decir que Zagreb me sorprendió gratamente. No me importó tener que tirar de mis compañeros de viaje por sus calles, los cuales deseaban poner rumbo al aeropuerto, donde la sorprendente presencia de unas hamacas nos hizo la noche mucho más llevadera.

IMG_1318 IMG_1319 IMG_1320 IMG_1328 IMG_1329 IMG_1330 IMG_1334 IMG_1337 IMG_1338 IMG_1339 IMG_1341 IMG_1343 IMG_1344 IMG_1346 IMG_1352 IMG_1354 IMG_1357 IMG_1358IMG_1362 IMG_1366

IMG_1368

En definitiva, Croacia es un país con posibilidades para todos los gustos y que no decepciona. Espero regresar en no demasiado tiempo a su región más meridional.

Lisboa – Diciembre de 2010

Resulta difícil de comprender como una ciudad tan relevante históricamente y -a la vez- tan cercana, no suele ser uno de los primeros destinos extranjeros a los que se lanzan los viajeros españoles. En algunos casos será por cuestión de prioridades, aunque me aventuraría a decir que en otros es por desconocimiento de lo que esconde la ciudad. Yo me situaba en el segundo.

DSCF3874DSCF4208DSCF4165 DSCF4179

En primer lugar he de destacar un lugar por encima de todos. El parque más importante de toda la ciudad. MI parque. Bueno vale, no está nombrado así en mi honor… es por un tal Eduardo VII. Un tipo mucho menos importante que yo, claro está. ¿Él tenía un blog? ¿no, verdad? Pues ya está.

DSCF4080 DSCF4083

Ahora en serio, recuerdo que lo que más me gustó fue la Torre de Belém, junto al Monasterio de los Jerónimos. Sé que no soy demasiado original, son los dos patrimonios de la humanidad declarados en Lisboa.

DSCF3954 DSCF3953 DSCF3940 DSCF3931 DSCF3923 DSCF3938

Entre ambas construcciones se encuentra el Monumento a los Descubrimientos, situado a orillas del Tajo.

DSCF3911

DSCF3894 DSCF3888

El monasterio es realmente bonito. Una pena que por aquel entonces todavía no dispusiera de mi Canon.

DSCF3994 DSCF3993 DSCF3988
DSCF3970
DSCF3982 DSCF3980 DSCF3976 DSCF3972

El Elevador de Santa Justa es otra de las construcciones emblemáticas de la ciudad. Merece muchísimo la pena subir de noche, como se podrá observar en posteriores fotos.

DSCF4139DSCF3866
DSCF3868 DSCF3865

La postales más clásicas de la ciudad suelen tener una estampa parecida. Uno de sus emblemáticos tranvías amarillos ascendiendo por una de sus escarpadas y estrechas calles.

DSCF4112DSCF4126
DSCF4119
DSCF4163

El Castillo de San Jorge se alza imponentemente sobre la ciudad. Sin embargo, cuando escribo juntas las palabras castillo y ciudad, sólo puedo pensar en un lugar: Edimburgo.

DSCF4046 DSCF4025 DSCF4022 DSCF4021 DSCF4017 DSCF4006
DSCF4037 DSCF4052

Por la noche diría que la ciudad hasta gana puntos, especialmente si una de esas noches es nochevieja. Eso sí, en la Plaza del Comercio tuve una sensación similar a cuando estuve en la Puerta del Sol. Había casi más turistas que nativos. Aún así, fue una bonita experiencia. Una lástima que no vaya a estar en Berlín para ver el final del año frente a la Puerta de Brandenburgo.

DSCF4189 DSCF4198
DSCF4051
DSCF4063

DSCF4058 DSCF4065

En definitiva, no es la ciudad más bonita de Europa, pero creo que la capital de nuestros queridos vecinos bien se merece muchas más visitas de las que recibe.

Londres – Diciembre de 2007

Nunca se me olvidará la primera vez que pisé Londres. El avión aterrizó en el aeropuerto de Gatwick a la medianoche, por lo que llegaríamos a Victoria Station cerca de la una de la mañana. Yo, o mejor dicho, mi versión pichona de 21 años, estaba preocupado por llegar tan tarde. Estaría oscuro, no habría gente en las calles… es decir, me imaginaba un entorno peligroso. Por supuesto, mi sorpresa fue mayúscula al salir de la estación: las calles estaban igual o más vivas que en Alicante durante el día.
En ese momento, además de reírme de mi ignorancia, decidí que, cuando pudiese, intentaría irme a vivir a una gran ciudad. Una de esas que nunca duermen. Una como Berlín. Al final me vine aquí, pero estuve cerca de irme a Barcelona o a la misma Londres. En un futuro, no me importaría pasar una temporada en cualquiera de las dos. De momento a partir de septiembre me voy a trabajar a Frankfurt am Main, que no está nada mal tampoco.
Volviendo a la capital de Gran Bretaña, no sé si me gustó tanto porque era -tras Roma- la segunda gran ciudad extranjera que visitaba. Supongo que algo afectaría la falta de competencia en mi memoria. Aún así, es innegable que es una de las ciudades más interesantes de Europa. La zona del Parlamento, Trafalgar Square y el Támesis, es una de las más emblemáticas del viejo continente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el London Eye tuvo lugar el primer episodio de mi larga y tortuosa relación con el vértigo. Es caro de narices, pero merece la pena subir. La entrada a la abadía de Westminster, pese a ser también realmente cara, es otra de las visitas imprescindibles de la ciudad. La estupendísima National Gallery permite dar un respiro a las carteras, ya que es totalmente gratuita.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADSCF1525DSCF1492

Bajo mi punto de vista, Londres ha sido la ciudad más importante en la historia de la música moderna. En nuestro viaje, nos acercamos a dos lugares emblemáticos de la música británica. La Battersea Power Station, protagonista de la portada del Animals de mis amados Pink Floyd, y los Abbey Road Studios. Poder ver el edificio en el que se grabaron discos como Sgt. Pepper’s, Abbey Road, The Dark Side of the Moon, Wish You Were Here, Ok Computer… indescriptible.

DSCF1515 DSCF1516
OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DSCF1626

Lógicamente, el módulo de comando del Apolo X no está tras esa puerta de los Abbey Road Studios, sino en el Museo de la Ciencia. Una lástima que sólo pudiéramos adentrarnos unos pocos metros (llegamos cuando iban a cerrar), porque tiene pinta de ser un museo increíble.
La Catedral de St.Paul’s, el Millennium Bridge y la Tate Modern, conforman otra de las zonas más interesantes de la ciudad.

DSCF1616 DSCF1617
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DSCF1624
DSCF1625

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sobre el Támesis, con la City y la Torre de Londres al fondo, se levanta el otro gran emblema de la ciudad, el Tower Bridge, uno de los puentes más famosos del mundo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cerca de la navidad, como era en nuestro caso, las noches son más luminosas. Sobre todo si disparas el flash contra un carrito de bordes reflectantes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otro de los puntos fuertes de la ciudad son sus parques, entre los que destacan Hyde Park y St. James Park, con Buckingham Palace al fondo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nuestro alojamiento estaba situado junto a Piccadilly Circus. En el viaje también hubo espacio para Camden Town, un mercado no demasiado destacable, y la vibrante noche del Soho. El gran fail del viaje fue una visita improvisada e infructuosa al Observatorio de Greenwich. Lo mejor es que hoy, después de casi 6 años, me doy cuenta de que estuvimos a 100 metros del observatorio. Al menos vimos la Universidad de Greenwich…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para terminar esta entrada, la visita más larga del viaje, el mejor museo de Europa: el British Museum. Nada que decir. Bueno sí, una cosa, es gratis. Bravo por los británicos.

DSCF1576OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
DSCF1589
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Londres es una ciudad imprescindible, situada entre lo más alto de mi Top 5 europeo. Espero volver pronto, han pasado varios años y pocas ciudades están tan bien conectadas como la capital británica. Desearía que ese futuro retorno tuviera incluido, como plan estrella, un paseo de 42.195 metros por las calles de la ciudad.

Norte de Alemania – Junio de 2013

Durante el último mes me he recorrido una buena parte de la geografía alemana. A priori podría parecer que me estoy dejando una fortuna, pero nada más lejos de la realidad. En Alemania existe un ticket denominado Schönes-Wochenende-Ticket (billete de buen fin de semana). Cuesta 42 euros. Con él pueden  utilizar la red de ferrocarriles regionales -de todo el país- hasta cinco personas, durante un día entero. Supongo que os haréis una idea del impacto que esto tiene sobre el turismo interior. No conozco a casi nadie que no lo haya utilizado. Por suerte, Renfe no ofrece ninguna opción como esta. Turismo interior barato… ¡menuda desfachatez! ¡Viva el AVE!
Este fin de semana se presentaba como el momento idóneo para visitar el norte del país. En Kiel tenía lugar una de las grandes fiestas del país, la Kieler Woche. En tres días hemos visitado ocho localidades. Puede parecer imposible, pero el centro histórico de la gran mayoría de ellas es más pequeño que cualquier barrio de Berlín.
La primera parada sería en Stralsund. Su casco antiguo fue declarado patrimonio de la humanidad de la UNESCO en 2002, junto al de Wismar, localidad que visitaríamos también ese mismo día.

IMG_9545

IMG_9556

IMG_9548

IMG_9549

IMG_9559

IMG_9562

IMG_9563

IMG_9573

Aunque su visita es recomendable, he de reconocer que me decepcionó un poco. El mal tiempo y las obras no ayudaron a mejorar mi impresión de la ciudad.
Las construcciones de ladrillo rojo son la gran seña de identidad de las poblaciones del norte del país. Muchas de estas ciudades, entre ellas Stralsund, fueron testigos directos de la prosperidad que trajo consigo la Liga Hanseática, algo que queda reflejado en el legado arquitectónico de sus cascos históricos.

IMG_9575

IMG_9583

IMG_9584

IMG_9585

A continuación hicimos una parada en Rostock, localidad situada a medio camino entre Stralsund y Wismar. Fue la visita menos interesante de todo el viaje. No merece la pena si se va a visitar otras ciudades de la región.