20 km de Bruselas – Mayo de 2014

El fin de semana pasado realicé otra escapada corredora, la cuarta en lo que va de año. A la maratón de Viena, la media de Barcelona y la media de Berlín, las ha seguido la carrera más importante de Bélgica, los 20 km de Bruselas. Era algo que no tenía previsto en mi calendario para este año. Me ofrecieron revisitar la capital belga y no quise desperdiciar la oportunidad. Más tarde vi que el domingo era la carrera, la cual tenía en mente para el año que viene, y no me lo pensé demasiado. Los 40.000 dorsales se habían agotado, por lo que tuve que recurrir -por primera vez- a la clandestinidad, comprando un dorsal de segunda mano a un belga muy majo, que me envió a Alemania por correo su dorsal, tras abonarle la cuota de inscripción de la carrera. Así que por un día no fui Eduardo, fui… un nombre raruno del que no me acuerdo. Dejémoslo en el dorsal 7193.

IMG_5962 IMG_5969 IMG_5975 IMG_5976 IMG_5979 IMG_5981 IMG_5982 IMG_5983 IMG_5988
IMG_5996

Mi idea, puesto que este fin de semana disputo la Pujada al Montcabrer, era realizar una especie de entrenamiento, yendo todo el rato a un ritmo más suave del que suelo ir normalmente en media maratón. Logré hacerlo, aunque pasándolo algo peor de lo esperado por diversas razones. Nunca llegué a estar cómodo del todo. El principal problema es que el dorsal que adquirí era de los grupos más retrasados. Delante de mí salieron alrededor de 20.000 personas. Creo que no exagero si digo que adelanté a más de 5.000 durante la carrera. Ello conlleva un mayor desgaste, al tener que hacer cambios de trazada y de ritmo para adelantar. Con tanto desplazamiento lateral estoy seguro de que hice más bien la distancia de una media maratón. En segundo lugar, durante la carrera nos acompañaron unos 25 grados. Se me había olvidado lo que era correr con calor. La verdad es que se nota. Otro punto es que mi alimentación y descanso durante el fin de semana fueron bastante lamentables. Por último, el circuito es bastante sinuoso, con una cuesta especialmente dura en el kilómetro 18. También el hecho de no ir al 100% hace que sea más fácil perder la concentración y, por ello, la capacidad para mantener un ritmo estable. Eso sí, no iba del todo cómodo, pero cuando tuve que subir un pistón porque me había empanado durante el kilómetro anterior, podía hacerlo sin problemas.
Quitando la gran cantidad de gente, la carrera está bastante bien. Esto no sería un problema si ésta discurriese siempre por amplias avenidas o las oleadas de la salida estuvieran mejor planificadas. El recorrido no atraviesa el centro histórico de la ciudad, pero la llegada bajo el arco del triunfo del Cinquantenaire es de las mejores que he podido disfrutar. Siempre es interesante correr en otro país, especialmente si se trata de una de las grandes clásicas de Europa.

IMG_5998 IMG_6000 IMG_6002 IMG_6006 IMG_6009 IMG_6015 IMG_6018 IMG_6019 IMG_6020 IMG_6028 IMG_6031

Sobre la ciudad poco que decir que no haya dicho ya. Creo que merece mucho la pena visitar la Grand Place y el original Atomium. Brujas es bastante más bonita, pero ignorar Bruselas en un viaje a Bélgica es un crimen.

San Petersburgo – Abril de 2014

San Petersburgo. Los que me conocen bien saben que es una ciudad que deseaba visitar desde hacía años. Cuando a la gente le decía que prefería visitar Moscú o San Petersburgo antes que Nueva York, la respuesta solía ser una mirada que desprendía perplejidad. Pese a que -ya lo adelanto- la ciudad me ha decepcionado un poco, me sigo reafirmando respecto a Moscú. Qué queréis que os diga, prefiero posar mis pies sobre la Plaza Roja antes que pasear entre los rascacielos neoyorquinos. Y no es que sea precisamente Trotski, pero me fascina la historia de la nación rusa. Soy raro, lo sé.
Nada más llegar al aeropuerto uno se percata de que ya no está ni en Alemania ni en España. El autobús que lleva a la ciudad, y que supuestamente pasa en intervalos de 15 minutos, tarda más de media hora en llegar. Las furgonetas privadas que funcionan a modo de lanzaderas sí que pasan constantemente. La diferencia de precio es escasa, pero nada más llegar inspira más confianza el transporte metropolitano. Más tarde comprobaríamos que es un medio que utilizan los rusos en su día a día, ya que cubre huecos dejados por la -muy mejorable- red de transporte de la ciudad.
El cirílico y el bajo nivel de inglés de la población hacen no demasiado sencillo el moverse por tu cuenta, pero es perfectamente factible. Bueno, en realidad sólo se complica si deseas ir a Peterhof o Pushkin por tu cuenta.
Como ya escribí, hace dos meses estuve en Estambul. Resulta curioso el contraste entre ambas ciudades. Los ojos nos dicen, mientras recorremos sus calles y plazas, que San Petersburgo es una ciudad mucho más europea que Estambul. Sin embargo, bajo mi punto de vista, culturalmente no sabría decir quién está más alejado, religiones aparte. Sí sabría decir quién está menos abierto a Europa Occidental (¡Hola visado!). Es algo que se nota en el turismo. En el hotel casi todos los clientes eran rusos y no se veían demasiados extranjeros por la ciudad, pese a ser semana santa. En definitiva, después de este viaje comprendo mejor las tensiones y la frialdad que han acompañado históricamente a las relaciones entre Europa Occidental y Rusia.
Nuestro hotel se encontraba bastante cerca de la gran atracción (junto al Hermitage) de la ciudad. No decepciona. Preciosa tanto por dentro como por fuera, de lo más bonito que he visto nunca. Hablo de la iglesia sobre la sangre derramada, creada en memoria del zar Alejandro II, que fue asesinado en el lugar donde ahora se asienta la iglesia.
IMG_5286 IMG_5307 IMG_5310 IMG_5312 IMG_5319

La luz desaparecía del todo bastante tarde (sobre las 22:30), así que pudimos estirar bastante los días. Al hotel llegamos a las 20:00, por lo que tuvimos tiempo para dar una pequeña vuelta por el centro y visitar el otro gran punto de interés de la ciudad, la Plaza del Palacio.

IMG_5324 IMG_5327 IMG_5328 IMG_5331

A la mañana siguiente recorrimos Nevsky Prospect desde el hotel hasta la Plaza del Palacio, ya que dedicaríamos medio día a visitar la colección del Hermitage. Se trata de la arteria principal de la ciudad y alberga muchos de los edificios más importantes de ésta, como la Catedral de Kazan o el Palacio Stroganov.

IMG_5342 IMG_5345 IMG_5347 IMG_5348
IMG_5349 IMG_5352 IMG_5354

La colección del Hermitage es abrumadora. Yo me concentré en ver lo que más me interesaba, ya que intentar verlo todo resulta imposible. La exhibición me parece de menos nivel que la del Louvre o la del British Museum + National Gallery. Lo que realmente eleva la experiencia a un nivel superior es su exposición en uno de los palacios más importantes e impresionantes del mundo. Eso sí que es difícil de superar.

IMG_5368IMG_5431

IMG_5370 IMG_5373 IMG_5377 IMG_5380 IMG_5383 IMG_5389 IMG_5392 IMG_5399 IMG_5402 IMG_5404 IMG_5408 IMG_5418 IMG_5419 IMG_5422 IMG_5429 IMG_5440 IMG_5442 IMG_5444 IMG_5446 IMG_5450 IMG_5455

Durante todo el viaje disfrutamos de un tiempo espectacular, teniendo en cuenta la latitud a la que se encuentra la ciudad, claro. Del Hermitage fuimos hacia la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, lugar en el que se fundó San Petersburgo en 1703. Desde la isla que alberga la fortaleza puede observarse como la cúpula de la Catedral de San Isaac domina el skyline de la ciudad.

IMG_5460 IMG_5465 IMG_5467 IMG_5468 IMG_5470 IMG_5474 IMG_5476 IMG_5482 IMG_5487 IMG_5489 IMG_5491 IMG_5496

En la catedral se encuentran los restos de la gran mayoría de los zares rusos, destacando la tumba de Pedro el Grande.

IMG_5498 IMG_5506 IMG_5508 IMG_5515 IMG_5516 IMG_5517 IMG_5518 IMG_5520 IMG_5521

Desde la fortaleza nos dirigimos a la iglesia sobre la sangre derramada para visitar su interior. Un auténtico espectáculo. Posteriormente fuimos a la Catedral de Kazan, cuyo interior también es bastante interesante. No se podían hacer fotos en su interior, algo que nos sucedió en varias iglesias.

IMG_5525 IMG_5529 IMG_5531 IMG_5532 IMG_5533 IMG_5536 IMG_5537 IMG_5544 IMG_5547 IMG_5549 IMG_5556 IMG_5572 IMG_5576
IMG_5597

Una vez llegada la hora del cierre de museos e iglesias, nos dedicamos a pasear por la parte noreste del centro histórico, donde se encuentran el Museo Ruso o el Campo de Marte, entre otros lugares.

IMG_5598 IMG_5599 IMG_5601 IMG_5602 IMG_5606 IMG_5609 IMG_5610 IMG_5617

A la mañana siguiente nos encaminamos, en primer lugar, hacia el monasterio de Alexander Nevsky Lavra. Para los rusos ortodoxos tiene una gran relevancia, ya que se encuentran los restos del mozo que da nombre al monasterio (santificado por la iglesia ortodoxa). Una de las cosas que más me ha sorprendido en este viaje es la religiosidad de los rusos ortodoxos, con un fervor y unos rituales más cercanos a los musulmanes que a los católicos (incluyendo pañuelo en la cabeza en las mujeres). El monasterio en sí me decepcionó. Supuestamente es uno de los grandes puntos de interés de la ciudad, pero no llamó especialmente la atención. Lo más interesante, para mí, fue ver las tumbas de Dostoyevsky y Tchaikovsky.

IMG_5620 IMG_5624 IMG_5626 IMG_5629 IMG_5631 IMG_5634 IMG_5636 IMG_5637 IMG_5638 IMG_5641 IMG_5642 IMG_5643 IMG_5647 IMG_5649 IMG_5652 IMG_5654 IMG_5655

Desde el monasterio fuimos en metro hasta la plaza de Sennaya, cerca de la que se encuentran el teatro Mariinsky o la Catedral de San Nicolás, así como las casas en las que Dostoyevsky estuvo viviendo mientras escribía Crimen y Castigo. Por dichas calles están las posibles localizaciones de la casa del prestamista (primera foto de la derecha) y de Raskolnikov.

IMG_5656 IMG_5661 IMG_5667 IMG_5669 IMG_5670 IMG_5676 IMG_5677 IMG_5679 IMG_5680

La Almirancia y la Catedral de San Isaac son dos de los edificios que más destacan en el paisaje de la ciudad. Junto a ellos se encuentra la estatua de Pedro el Grande. El interior de la catedral impresiona. Se puede ascender a la cúpula para obtener una de las mejores panorámicas de la ciudad.

IMG_5683 IMG_5692 IMG_5695 IMG_5705 IMG_5707 IMG_5708 IMG_5714 IMG_5718 IMG_5721 IMG_5722 IMG_5726 IMG_5733 IMG_5737

Después de comer visitamos la casa-museo de Dovstoyevsky, lugar en el que el escritor pasó los últimos años de su vida y escribió Los Hermanos Karamazov. En la guía de Lonely Planet dicen que la Iglesia de la Transfiguración y la de Vladimirskaya son dos de las más bonitas de la ciudad, pero para mí fueron las menos destacables de las que vimos. Por contra, el Convento de Smolny sí que me sorprendió. Mucho más bonito que el monasterio de Alexander Nevsky.

IMG_5739 IMG_5743 IMG_5749 IMG_5751 IMG_5755 IMG_5757 IMG_5760 IMG_5766

El último día lo dedicamos a los palacios de la periferia. En primer lugar fuimos a Peterhof. Es muy bonito, pero los últimos coletazos del invierno ruso y el hecho de que no estuvieran las fuentes en marcha le restó mucha espectacularidad. A ver si alguna vez puedo volver a la ciudad en pleno verano y disfrutar así del palacio en todo su esplendor.

IMG_5768 IMG_5770 IMG_5771 IMG_5773 IMG_5774 IMG_5775 IMG_5782 IMG_5785 IMG_5792 IMG_5795

Como no merecía mucho la pena quedarse paseando por los secos jardines del palacio, decidimos ir al palacio de Tsarskoye Selo, situado junto a la localidad de Pushkin. En este caso estaban pintando el palacio, preparándolo para los turistas veraniegos. Por suerte, ya habían terminado con gran parte de éste. La verdad es que me resultaría difícil tener que quedarme con uno de los dos palacios. Creo que merece la pena visitar los dos. Yo pensaba que no iba a poder, y era lo que más me preocupaba del viaje.

IMG_5808 IMG_5810 IMG_5811 IMG_5812 IMG_5823 IMG_5830 IMG_5834 IMG_5840 IMG_5848 IMG_5849 IMG_5852 IMG_5856 IMG_5857

La última noche en la ciudad saqué la cámara de paseo. Sin trípode y con una compacta, hice lo que pude. ¿He dicho ya que me enamoré de la iglesia?

IMG_5864 IMG_5866 IMG_5885 IMG_5908 IMG_5920 IMG_5938
portada

La última mañana, antes de irnos al aeropuerto, visitamos el Museo Ruso, donde se albergan obras de algunos de los pintores más importantes de la historia rusa. Pese al menor tamaño y la menor relevancia de las obras respecto a la colección del Hermitage, sigue siendo una visita interesante.

IMG_5942 IMG_5944

No sueno muy decepcionado, ¿verdad? Sin embargo, era la sensación que tenía recorriendo la ciudad, salvo en los puntos más importantes de ésta. Demasiadas expectativas y dos viajes a dos preciosas ciudades muy cerca (Viena y Estambul) pueden haber afectado a mi juicio. Pensaba que San Petersburgo iba a entrar directa a mi top 5. No ha entrado, pero no andará demasiado lejos. Se confirma como una de las ciudades de visita obligada en Europa.

Vienna City Marathon – Abril de 2014

Tras correr la maratón de Frankfurt comencé a planificar el calendario para 2014. Tenía pensado correr en marzo en Barcelona, pero, puesto que mi rendimiento en Frankfurt no fue el esperado, decidí darme un mes más de entrenamiento para mi segunda maratón. Las opciones eran París y Viena. Me decanté por la segunda porque ME GUSTA MÁS (así, bien grande). Algunas de mis razones: lo recogido de su precioso centro histórico, sus palacios, la amabilidad de los austríacos o su posición privilegiada en la historia de la música. La sobreexplotación de esto último de cara al turismo es lo único que me disgusta de la ciudad. Ver a gente por la calle con disfraces y pelucas del siglo XVIII -intentando venderte entradas para un concierto- estropea un tanto el ambiente que se respira en la ciudad.
Pensando en la maratón del domingo, hice las visitas que requerían andar bastante nada más llegar (viernes por la mañana). Comencé por Schönbrunn, el que es para mí el palacio más impresionante de Europa Occidental.

IMG_4814

IMG_4985

IMG_4820

IMG_4829

IMG_4832

IMG_4835

IMG_4845

IMG_4846

IMG_4853

IMG_4866

IMG_4872

IMG_4875

IMG_4887

IMG_4904

IMG_4910

IMG_4914

IMG_4916

IMG_4980

IMG_4981

IMG_4982

Durante el fin de semana realicé dos visitas que me quedaron pendientes de mi primer viaje a Viena en 2009. La primera de ellas fue entrar al primer zoo del mundo y ver por fin a un dichoso panda comiendo bambú.

IMG_4928

IMG_4938

IMG_4965

IMG_4968

IMG_4972

IMG_4975

IMG_4922

De Schönbrunn me fui hasta la Karlsplatz, donde se encuentra la Karlskirche. A escasos centenares de metros de ésta se puede visitar el palacio del Belvedere. En su interior se exhibe El Beso de Klimt, una de las obras que más me ha impresionado ver en vivo. Este viaje decidí no entrar a ningún museo. Son bastante caros y tengo el recuerdo bastante fresco. Además, sé que volveré a Viena, prefiero espaciarlo un poco más.

IMG_4987

IMG_4990

IMG_4994

IMG_4996

IMG_5003

IMG_5006

IMG_5010

IMG_5013

IMG_5014

IMG_5018

IMG_5021

IMG_5027

Después de comer fui a la feria del corredor a recoger el dorsal y a hacer el check-in en el hotel, donde me pegué una buena siesta de dos horas, algo que repetiría a la tarde siguiente. Posteriormente volví a salir para disfrutar del atardecer por el centro histórico de la ciudad. Allí estaban montando la meta de la carrera, justo en mi punto preferido de la ciudad.

IMG_5030

IMG_5031

IMG_5032

IMG_5033

IMG_5034

IMG_5040

IMG_5056

IMG_5058

Al oeste del anillo que rodea el centro histórico se concentran gran parte de los museos de la ciudad.

IMG_5063

IMG_5065

IMG_5067

IMG_5072

IMG_5075

IMG_5076

IMG_5077

IMG_5082

El Palacio de Hofburg ocupa una buena parte del centro y es la gran estrella de éste. En el Burggarten se encuentra una estatua erigida en honor a Mozart.

IMG_5089

IMG_5092

IMG_5099

IMG_5105

IMG_5113

IMG_5116

IMG_5125

IMG_5127

IMG_5131

IMG_5136

IMG_5138

En la Josefsplatz se encuentra una de las localizaciones de una de las mejores películas de la historia del cine, El Tercer Hombre. Desde allí también se entra a la biblioteca nacional austríaca, la otra visita que no hice en 2009. Merece muchísimo la pena.

IMG_5177

IMG_5148

IMG_5159

IMG_5161

IMG_5163

IMG_5168

IMG_5164

Pasear por el centro de la ciudad es una delicia. El epicentro de éste es el Stephansdom (la catedral), uno de los grandes símbolos de la ciudad. Nada mejor que subir más de 300 escalones el día antes de una maratón.

IMG_5187

IMG_5188

IMG_5189

IMG_5193

IMG_5195

IMG_5198

IMG_5200

IMG_5203

IMG_5205

IMG_5209

IMG_5210

Stadtpark, memorial a las víctimas del holocausto, Rathaus, el parlamento austríaco, Volkspark… Muchos lugares interesantes. En el Burgtheater se estrenaron, entre otras obras, Las Bodas de Fígaro o la 1ª sinfonía de Beethoven.

IMG_5214

IMG_5216

IMG_5217

IMG_5219

IMG_5231

IMG_5232

IMG_5233

IMG_5235

IMG_5237

IMG_5238

IMG_5239

IMG_5240

IMG_5242

IMG_5244

IMG_5247

IMG_5250

IMG_5252

IMG_5254

IMG_5255

Al atardecer -después de otra siesta- me fui al Prater. En su noria (una de las más antiguas del mundo) se rodó una de las mejores escenas de la historia del cine, en la que el cínico Harry Lime pronuncia ese famoso: In Italy for 30 years under the Borgias they had warfare, terror, murder, and bloodshed, but they produced Michelangelo, Leonardo da Vinci, and the Renaissance. In Switzerland they had brotherly love – they had 500 years of democracy and peace, and what did that produce? The cuckoo clock.

IMG_5264

IMG_5273

IMG_5280

IMG_5282

IMG_5283

Y llegamos al domingo, el gran día y la razón del  viaje. Durante la noche dormí bastante mal a causa de los nervios. Creo que esas largas siestas vienesas ayudaron a que esa noche no me pasara factura. Tras un entrenamiento mejor planificado, así como más exigente y metódico, esperaba hacer entre 3:40 y 3:45. Fue lo que quería hacer en Frankfurt, sin embargo, aquel día la maratón me comió y me fui al 4:03. Hoy sé que aquel día tenía piernas para acercarme a lo que me había propuesto, pero enfrentarte a la distancia por primera vez pasa muchísima factura.
Esta maratón era clave para mí. Si volvía a pasarlo tan rematadamente mal, congelaría el tema maratones durante un periodo, hasta que me creyese con fuerzas para poder afrontar la distancia con garantías. Mi idea era rodar en Viena en el 3:43, en otoño bajar al 3:37 y ya en la primavera de 2015 bajar hasta el 3:33.
El tiempo no fue precisamente el ideal. De momento tengo sacado el abono al viento y la lluvia en maratones. Más de 42.000 personas tomamos la salida en tandas a partir de las 9:00. De todas ellas, algo más de 7.000 íbamos a por los 42.195 metros.
Me había propuesto pasar la media maratón entre el 1:42 y el 1:43, y fue exactamente lo que hice. Acostumbrado a rodar por debajo del 1:40, no fue tarea difícil. Lo que no me esperaba es lo que se puede observar en el gráfico inferior. Mis mejores kilómetros fueron del 20 al 30, momento a partir del cual mi rendimiento fue bajando paulatinamente, pero sin un gran bajón.
Cuando ves que las piernas te responden, los kilómetros van pasando y que ningún muro te golpea, te creces. Sobre el asfalto vienés he vivido, tras más de dos años, mi día más mágico corriendo. Esa sensación de ir por el kilómetro 38 bajo la lluvia sabiendo que estás venciendo a la distancia… es indescriptible. Todavía hoy me cuesta creer que haya bajado ¡media hora! de mi primera a mi segunda maratón.

BlKYRYyCUAACs9D

Esa media hora se ha notado mucho en los días siguientes a la carrera: Rodillas, isquiotibiales, cuádriceps… todos lo agradecen. En más de dos años, incluyendo dos maratones y 21 medias, sólo he tenido una pequeña rotura fibrilar que me tuvo parado 2 semanas. Todavía he de corregir un par de cosas, pero de momento creo que estoy haciendo las cosas bien. Y lo más importante, este año estoy disfrutando más que nunca. Próxima parada: Pujada al Montcabrer. Ah, y ya en octubre: Amsterdam Marathon.

Franz Ferdinand – Marzo de 2014

Nada más aterrizar en Frankfurt, tras correr unas horas antes la media maratón de Berlín, cogí un tren en dirección a Wiesbaden. En mi mochila llevaba la entrada para ver esa misma tarde a Franz Ferdinand, uno de esos grupos que tienen fama de poner el recinto patas arriba en cada actuación.

IMG_4710 IMG_4728

Siempre es agradable que tus expectativas se vean totalmente cumplidas. Es un directo en el que, durante una hora y cuarenta minutos, va cayendo tema tras tema sin permitir al público ni respirar. Precisamente la duración pudiese ser la única pega, pero, para un no fan como yo, ésta fue perfecta.
El Schlachthof de Wiesbaden es una buena sala de conciertos. Escenario alto y buena acústica. Si la sala es buena, no hay mejor forma de ver a un grupo. Diría que éramos entre 3.000 y 4.000 los que pudimos disfrutar allí de una gran velada.

Setlist:
Bullet
The Dark of the Matinée
Tell Her Tonight
Evil Eye
No You Girls
Do You Want To
Fresh Strawberries
Walk Away
Stand on the Horizon
Can’t Stop Feeling
Auf Achse
Brief Encounters
Lucid Dreams
This Fire
Take Me Out
Love Illumination
Michael
Ulysses
Outsiders

Right Action
Erdbeer Mund
Jacqueline
Goodbye Lovers & Friends

MM de Berlín – Marzo de 2014

La misma semana que llegué a Berlín -justo hace un año- se disputaba la media maratón de la ciudad. Yo no pude inscribirme, ya que decidí irme a la capital alemana en febrero y las plazas se suelen agotar por diciembre. Fue bastante frustante ver a la gente con las zapatillas y la medalla en Alexanderplatz, mientras yo esperaba el tren para ir al Mauerpark. Un año más tarde me he quitado la espinita de no haber disputado la media más importante del país.
Hacía siete meses que no pisaba Berlín. Allí pasé cinco, una nimiedad de tiempo. Sin embargo, ha sido sin duda -hasta el momento- el periodo más intenso y especial de mi vida. Ahora soy feliz en Frankfurt, pero aquellos días son irrepetibles.
Este fin de semana he vuelto a salir por Warschauer Strasse, a visitar la cúpula del Reichstag y el Museo de Pérgamo, a subir a la Siegessäule o a cenar por cuatro duros en Kreuzberg.

IMG_4652

IMG_4653

IMG_4673

IMG_4675

IMG_4684

IMG_4685

Mis últimas cuatro medias he corrido sin música. Me he dado cuenta de que se disfruta más del ambiente y de la carrera en sí. Ya hay tiempo de sobra en los entrenamientos para escuchar música.
A dos semanas de la maratón, la idea era llevar el ritmo que quiero mantener en la primera parte de la carrera. No ir al 100% ni excesivamente preocupado del crono te permite disfrutar de otras cosas. Al pasar por debajo de la puerta de Brandenburgo me fui hacia el arco situado más a la izquierda. Para ello hice unos cuantos metros más de distancia, que bien valieron la pena para pasar solo por el arco, algo complicado en una carrera de 30.000 personas.
Aunque terminar en el Olympiastadion no tiene comparación, el recorrido de la media es más bonito que el del BIG 25, ya que se recorre Unter den Linden entera, siendo tanto la salida como la llegada en Karl-Marx-Allee. Ambas carreras son espectaculares.
Hasta el kilómetro 18 mantuve el ritmo pensado inicialmente. Por mucho que te tomes una carrera como un entrenamiento, nunca lo acaba siendo del todo. Los últimos 3 kilómetros me dije: Vas para el 1:41:15, ¿a que no bajas del 1:40? La consecuencia fueron los kilómetros más rápidos que he hecho jamás en una media maratón y un 1:39:46 final. A dos semanas de Viena tal vez no fuera lo ideal, pero corro por placer, y esos kilómetros son de los que más he disfrutado en mi vida. Además, hoy las piernas tampoco se quejan demasiado, sólo fueron tres kilómetros al 100%.
De momento el año marcha sobre ruedas. Medias de Barcelona, Frankfurt y Berlín. En todas ellas disfrutando muchísimo y viéndome mucho más fuerte que hace 6 meses. Veremos si el 13 de abril se confirman las sensaciones.

MM de Frankfurt – Marzo de 2014

Segunda media maratón del año, esta vez en casa. Como ya comenté hace 3 semanas, quedé muy satisfecho con la marca de Barcelona, por lo que decidí cambiar el enfoque de la media de Frankfurt. En lugar de intentar acercarme a mis mejores tiempos, he aprovechado para hacer un test serio de cara a la maratón de Viena.
He ido desde casa corriendo hasta el Commerzbank Arena, lugar en el que comenzaba la carrera. Cerca de 8 kilómetros hasta la salida, más los 21.097 metros de la media.
Mi intención era ir al ritmo al que más o menos tengo pensado ir en la maratón, 1:45, pero he visto el globo del 1:39 y no he podido resistirme. 1:39:02 con grandes sensaciones, terminando al sprint en el interior del Commerzbank Arena.
Los finales en estadio son siempre diferentes. Sin duda lo mejor de una carrera cuyo recorrido es bastante menos bonito que el de la maratón. Además, no entiendo muy bien cómo una carrera que patrocina Lufthansa pueda ser tan austera en lo que ofrece a los corredores. Bueno, sí lo entiendo. Lo organiza el club de atletismo más famoso de Frankfurt, y me da que lo utilizan para financiarse. Un negocio en toda regla el que tienen montado.
A estas alturas de la preparación estoy bastante más fuerte que hace 6 meses, cuando faltaban cinco semanas para la maratón de Frankfurt. Siendo sincero, aquel día disfruté poco. No me malinterpretéis, el recuerdo es maravilloso. Me acuerdo de cada segundo de aquel día. Sin embargo, en Viena espero disfrutar mucho más. Para empezar, se trata de un recorrido absolutamente espectacular por una de mis ciudades favoritas de Europa. Pero antes la media de Berlín en tres semanas.

strecke-2014

Estambul – Febrero de 2014

Me considero un privilegiado. Hay que saber valorar lo que la vida te da. A mis 27 años he viajado más de lo que bastante gente viaja en toda su vida. Además, llevo casi un año viviendo en Alemania, habiendo residido ya en Alicante, Berlín y Frankfurt.
Lo remarco porque, pese a ello, no puedo evitar sentirme un paleto, con escaso conocimiento del planeta y de las innumerables culturas que en él podemos encontrar. Habrá gente que querrá -tal vez- matarme. Aquellos que, como yo, quieran recorrerse el globo entero me comprenderán.
En este viaje he descubierto dos cosas. La primera es que Estambul (e imagino que el resto de Turquía aún más) es muy diferente a Europa Occidental. La segunda podría decirse que es una consecuencia: Franceses, alemanes, españoles… somos más similares de lo que algunas veces pensamos.
Estambul. Probablemente suene extraño, pero no podía evitar sentir cierta desconfianza ante el entusiasmo que me desprendían todas y cada una de las personas que me hablaban de ella. Más sorprendente sonará la causa: No comparto ese fervor, de alcance casi universal, que despierta la ciudad de París.
Sin embargo, no puedo hacer otra cosa que hincar la rodilla ante la antigua capital de Bizancio. Hoy soy yo el entusiasta. Hacía mucho tiempo que no quedaba tan prendado de una ciudad. Ya en el trayecto que nos llevó desde el aeropuerto al hotel, cuando el taxi se quedó parado en un semáforo junto a Santa Sofía, comenzó a atraparme.
Lo primero que hicimos a la mañana siguiente fue dirigirnos al Museo Arqueológico. Allí adquirimos la tarjeta de los museos, válida para tres días. Su precio es de 85 liras (unos 28 euros). Aparte del ahorro económico que supone, permite entrar a Santa Sofía sin hacer cola. Ahora en temporada baja no es primordial, pero en verano debe de ser una estrategia bastante recomendable.
En el primer edificio, que aloja el Museo del Antiguo Oriente, destacan los murales de la puerta Ishtar de Babilonia (me suenan) y el tratado de paz de Qadesh, el más antiguo de este tipo que se conoce.

IMG_3566 IMG_3568 IMG_3569 IMG_3571 IMG_3572 IMG_3574 IMG_3575 IMG_3577 IMG_3578 IMG_3580

En el edificio principal destacan los sarcófagos de origen griego encontrados en la ciudad de Sidón. El Sarcófago de Alejandro (denominado así porque en sus relieves se representan escenas de la vida de Alejandro Magno) data del siglo IV a. C. Además de la estrella del museo, es sin duda una de las piezas de la Antigua Grecia más bellas que he visto, en un estado de conservación extraordinario.

IMG_3584 IMG_3586
IMG_3613 IMG_3614 IMG_3616
IMG_3610

IMG_3600 IMG_3602 IMG_3604 IMG_3606

IMG_3621
IMG_3623

El tercer edificio, el del Museo de Arte Islámico, contiene la colección menos llamativa de las tres.

IMG_3631 IMG_3636 IMG_3640 IMG_3641 IMG_3644

Durante el primer día, como puede observarse, nos acompañó una incómoda niebla. Pese a que la luz en el interior no era la mejor y que se encuentra en pleno proceso de restauración, nada puede empañar visitar el interior de Santa Sofía por primera vez. Estuve en su interior más de una hora. Podría haber estado días. Una auténtica maravilla.

IMG_3649 IMG_3654 IMG_3657 IMG_3662 IMG_3663 IMG_3667 IMG_3686 IMG_3711 IMG_3713 IMG_3716 IMG_3725

Cuando las condiciones no son las mejores, la cámara se me queda algo corta. Igual es que no le sé sacar el partido, aunque, tras tres años con ella, lo dudo. A ver si este año puedo comprarme una nueva. La Cisterna Basílica es donde más problemas tuve, lógicamente. Una construcción que gana en belleza sabiendo que se edificó en el año 532 d. C.

IMG_3754IMG_3777 IMG_3780
IMG_3788

Otro gran punto de interés de la ciudad es la Mezquita Azul, construida a principios del siglo XVII. Tras visitar su bonito interior, nos encaminamos hacia la Pequeña Santa Sofía, una iglesia bizantina del siglo VI reconvertida a mezquita.

IMG_3816 IMG_3818 IMG_3819 IMG_3831 IMG_3836 IMG_3840 IMG_3842 IMG_3844 IMG_3845 IMG_3847 IMG_3851 IMG_3857 IMG_3875 IMG_3882 IMG_3881

La última parada que hicimos ese día fue en las tumbas de los sultanes, situadas junto a Santa Sofía. Su visita resulta gratuita. Estando cinco días en la ciudad y sabiendo que ese era el único día con niebla, no tenía sentido continuar recorriendo la ciudad aquella tarde. Por la noche estuvimos cenando en el restaurante Hamdi, a escasos metros del Puente Gálata. No se lograba vislumbrar ni la Mezquita de Süleymaniye.

IMG_3890 IMG_3891 IMG_3899

Pese a que en cinco días salí a correr 2 mañanas, he ganado ¡un kilo! en Estambul. Ver amanecer ante semejantes testigos del paso del tiempo es una experiencia impagable.

IMG_3910 IMG_3913 IMG_3914 IMG_3916 IMG_3917 IMG_3918 IMG_3921 IMG_3926 IMG_3934 IMG_3938 IMG_3940 IMG_3944 IMG_3946 IMG_3953IMG_3963

Desde allí fui hasta el Puente Gálata. Durante las dos veces que salí a correr sólo me crucé con un corredor. La gente me miraba como si fuera un extraterrestre. Parecían especialmente alucinados con que fuera en pantalón corto. ¡Pero si habría unos cinco grados! Clima tropical, claramente.

IMG_3969 IMG_3973 IMG_3979 IMG_3981 IMG_3992 IMG_3993 IMG_3999

Durante la mañana visitamos el Palacio de Topkapi. Estando allí uno no puede evitar acordarse de la Alhambra. El primero tiene casi el doble de visitas, pero no es ni la mitad de bonito.

IMG_4004 IMG_4005 IMG_4007 IMG_4008 IMG_4012 IMG_4013 IMG_4018 IMG_4027 IMG_4034 IMG_4035 IMG_4039 IMG_4051 IMG_4054 IMG_4058 IMG_4064 IMG_4066 IMG_4067 IMG_4068 IMG_4069 IMG_4071 IMG_4072
IMG_4078

La visita a los aposentos del harén no me parece -para nada- imprescindible.

IMG_4090 IMG_4094IMG_4091
IMG_4095

Al salir del palacio aprovechamos para disfrutar en el parque del Sultanahmet del mejor tiempo que tendríamos en todo el viaje.

IMG_4099 IMG_4101 IMG_4107 IMG_4110 IMG_4111

Sabiendo esto, decidimos realizar ese día el crucero por el Bósforo. Muchas veces estos cruceros no me suelen gustar. Prefiero ver las cosas caminando. Este me parece muy recomendable. Lamentablemente, uno de los puntos más atractivos del trayecto, la mezquita de Ortaköy, estaba en obras.

IMG_4112 IMG_4113 IMG_4130 IMG_4139 IMG_4148 IMG_4151 IMG_4152 IMG_4153 IMG_4156 IMG_4160 IMG_4179 IMG_4181 IMG_4184 IMG_4188 IMG_4200 IMG_4211

La tarde la pasamos en los barrios de Gálata y Beyoglu, mayormente en los alrededores de la avenida comercial de İstiklal, uno de los puntos más bulliciosos de la ciudad. Allí pudimos encontrar el ambiente más europeo de las partes que visitamos de la ciudad. El contraste con el distrito de los bazares es enorme. En la primera foto de la derecha podemos observar a un turco practicando una de las actividades favoritas de algunos miembros de la población (basándonos en nuestra experiencia durante el viaje). Cualquiera diría que Turquía no está ni en el top 50 de países productores de petróleo. Entusiasmo y dedicación no les falta.

IMG_4222 IMG_4224 IMG_4228 IMG_4233

Yo sólo quería sacar el tranvía, lo prometo. Precisamente esos tranvías, el terreno irregular sobre el que se asienta la ciudad, así como el aspecto decadente de muchas zonas, me recordaron a Lisboa.
La vista nocturna desde el Puente Gálata de la Mezquita de Süleymaniye es, para mí, la panorámica más bonita de la ciudad.

IMG_4242 IMG_4245

A la mañana siguiente visitamos la iglesia de San Salvador de Cora, considerada, tras Santa Sofía, la construcción bizantina conservada más relevante de la ciudad. Hasta allí fuimos en taxi.
Cogimos tres taxis durante el viaje, todos ellos con un servicio bueno y barato. El último día, cuando deseábamos ir al aeropuerto, nos tocó bajarnos de tres que nos querían cobrar un precio totalmente desproporcionado. Piensan que tienes prisa por llegar a coger el avión e intentan aprovecharse. Sugiero coger en este caso el transporte público, que permite llegar al aeropuerto desde Sultanahmet en algo menos de una hora. En el trayecto inverso a la ida no tuvimos ningún problema.

IMG_4271 IMG_4278 IMG_4280 IMG_4281 IMG_4282 IMG_4283 IMG_4285 IMG_4290 IMG_4291 IMG_4293 IMG_4295 IMG_4297 IMG_4298 IMG_4299 IMG_4301 IMG_4303 IMG_4304 IMG_4309 IMG_4310IMG_4321

Cerca de la iglesia, todavía hoy se conservan las murallas que protegían la ciudad de Constantinopla de los invasores… hasta que los otomanos abrieron brecha en 1453.

IMG_4323 IMG_4324

A continuación visitamos el Acueducto de Valens y el antiguo monasterio bizantino dedicado al Cristo Pantocrátor, hoy convertido en mezquita. No pudimos ver su interior porque en ese momento había misa. La vista desde el jardín de la Mezquita de Süleymaniye es inmejorable.

IMG_4329 IMG_4331 IMG_4341 IMG_4345 IMG_4346 IMG_4351

Dicha mezquita fue nuestro siguiente destino. Fue construida a mediados del siglo XVI y es, sin duda, una de las construcciones más bellas de la ciudad.

IMG_4359 IMG_4360 IMG_4363 IMG_4373 IMG_4375 IMG_4377 IMG_4381 IMG_4386 IMG_4390 IMG_4396IMG_4400 IMG_4406 IMG_4407 IMG_4413
IMG_4415

Tras la comida, pasamos la tarde tranquilamente comprando en el Gran Bazar. No me gusta regatear y creo que no soy demasiado bueno en ello. Aún así pagué lo que consideraba justo por lo que compré. De vuelta al hotel pasamos también por el Bazar de las Especias.

IMG_4424 IMG_4428 IMG_4429 IMG_4430

A continuación entré a la mezquita de Rüstem Pasha. Es bonita, pero nada que sorprenda después de ver las dos grandes mezquitas de la ciudad. Cuando me encaminaba a visitar la Nueva Mezquita, comenzaron a atronar por los altavoces de los minaretes los cánticos que llaman a los musulmanes a misa. Hay una mezquita cada 200 metros como mucho, por lo que puedes oír cánticos viniendo de todas direcciones. En ese instante, tan inexplicablemente bello, es cuando sientes que estás en otro mundo, a miles de kilómetros de casa. Es en ese momento, también, cuando los centenares de kilómetros entre Alemania y España parecen acortarse. Te das cuenta de que por primera vez estás fuera de Europa… y te sientes un poco menos paleto.

IMG_4436 IMG_4453

A la mañana siguiente tocaba la segunda salida para que los músculos no se entumeciesen demasiado. Esta vez me quedé sólo por Sultanahmet, añadiendo al recorrido el parque de Gülhane.

IMG_4477 IMG_4481 IMG_4487 IMG_4499 IMG_4502 IMG_4507 IMG_4511 IMG_4516 IMG_4518 IMG_4520 IMG_4522 IMG_4535

Ese día, el penúltimo, cogimos el ferry que cruza a Asia, al barrio de Üsküdar. Allí visitamos dos mezquitas, la de Atik Valide y la de Sakirin, cuyas construcciones están separadas por más de 400 años. Lo más interesante es el viaje en sí, el paso de Europa a Asia. El barrio no tiene nada de especial.

IMG_4541 IMG_4547 IMG_4565 IMG_4568 IMG_4569IMG_4571 IMG_4576 IMG_4579 IMG_4580

La última mañana en la ciudad la pasamos en un baño turco construido en el siglo XVI. Los últimos dos días, como puede verse, fueron extremadamente relajados. Creo que tres días es tiempo más que suficiente para visitar lo más importante de la ciudad, salvo que estés interesado en el arte moderno, ya que hay muchas galerías de este estilo. Antes de partir hacia el aeropuerto pude -por fin- visitar la Nueva Mezquita, construida a finales del siglo XVI.

IMG_4586 IMG_4588 IMG_4596 IMG_4604 IMG_4606 IMG_4611IMG_4613

Resulta curioso ver a centenares de personas durante todo el día pescando en el Puente Gálata. En el área que rodea a éste se pueden adquirir bocadillos de pescado fresco por unos dos euros, algo bastante típico allí. He de recalcar lo extremadamente agradable y servicial que era la gente, aunque en las zonas más turísticas los hosteleros resultaban, a veces, realmente agobiantes.

IMG_4629 IMG_4633 IMG_4645 IMG_4647

Una última visita al parque de Sultanahmet cerró un viaje a una ciudad que merece toda su fama. Que te encante viajar debe de ser la peor maldición de todas. En lugar de apaciguar el deseo de salir durante una temporada, aumenta más si cabe las ganas de seguir conociendo mundo. Por lo menos en mi caso.

Mitja Marató de Barcelona – Febrero de 2014

Este fin de semana he hecho un viaje relámpago a Barcelona, mi ciudad favorita de la península, para correr su media maratón, considerada una de las mejores de todo el país. La gente critica mucho el precio de la inscripción (25 €). Es cierto que es elevado comparado con el resto de medias que he corrido en España, pero, acostumbrado a los precios de estos eventos en Centroeuropa, a mí me resulta hasta barata.
El circuito y las condiciones en el día de hoy eran inmejorables para ir a por el crono. Tanto lo han sido que se ha batido el récord femenino de media maratón. Yo por mi parte no iba con demasiadas expectativas. La alimentación y las horas de sueño durante el fin de semana, así como el entrenamiento en el último mes, no han sido ideales. Sin embargo, he salido a tirar. Sabía que con las condiciones del día y del recorrido, aunque no tuviera un rendimiento excelente, batiría mi mejor marca.

MM Barcelona

Los primeros cinco kilómetros han sido un tanto desesperantes. Sigo sin entender por qué tanta gente quiere salir delante de lo que le corresponde, fuera de su cajón de tiempos. Todo ello, claro, sin pensar en los demás. Haciendo un desgaste algo mayor de lo deseado, he conseguido perder sólo 30 segundos con el ritmo del 4:30 en dichos kilómetros. A partir de ahí, ya con un tráfico aceptable, he hecho sin ninguna duda mi mejor carrera. 4:30, 4:25, 4:20… Al paso por el kilómetro 10 no sólo había recuperado los 30 segundos, si no que había ganado unos cinco al crono.
35 segundos. La gente que no corra dirá: eso no es nada. Para los corredores es un mundo. Puede ser la diferencia entre un éxito y una carrera normal.
El recorrido se basa en grandes y llanas avenidas que ayudan a mantener un ritmo estable. Ha sido realmente increíble ver como mi ritmo no decaía en ningún momento y como la realidad del 1:35 se acercaba kilómetro a kilómetro. Una carrera casi perfecta, cerrada en 1:34:43, mejorando mi anterior mejor marca en… ¡casi tres minutos!
La maratón me ha hecho crecer una barbaridad como corredor, tanto en el aspecto psicológico como en el físico. Supongo que no cabía esperar otra cosa. Es un escalón muy grande.
Bajar del 1:35 me va a dar tranquilidad. Hasta después de verano me voy a olvidar del cronómetro en media maratón, centrándome por completo en preparar de la mejor manera la maratón de Viena. La siguiente parada es la media de Frankfurt, en tres semanas. En lugar de intentar ser lo más rápido posible, como era la idea inicial, seguramente lo que haga sea correr unos 9-10 kilómetros antes de la carrera e ir a por el 1:45 en ésta. Es decir, hacer una tirada de 30 kilómetros.
No he sido del todo exacto. La siguiente parada es Estambul. La semana que viene expondré mis impresiones sobre el puente que une Asia y Europa.

Barcelona – Febrero de 2012

A finales de 2012 estuve cerca de irme a vivir a Barcelona. El mes que viene volveré allí para correr su media maratón. Es una ciudad en la que me gustaría vivir algún día, al menos durante una temporada.
En febrero de aquel año me acerqué a la ciudad para ver a Dream Theater por cuarta vez (el mes que viene toca la quinta). No concibo visitar Barcelona sin dar un paseo por el barrio gótico y por el Passeig de Gràcia, donde destacan especialmente La Pedrera y la Casa Batlló, ambas de Gaudí.

IMG_6487

IMG_6496

IMG_6497

IMG_6503

IMG_6508

El concierto era en el Sant Jordi Club, un lugar más que aceptable para conciertos. Su hermano mayor -el Palau- es uno de los mejores recintos en los que he estado para dichos eventos. En principio el concierto se iba a celebrar en éste, por lo que fue una ligera decepción que decidiesen cambiar el lugar. Teniendo en cuenta la asistencia final, unas 6.000 personas, resulta comprensible que se produjese el cambio.
Fue un show bastante correcto. Venían presentando A Dramatic Turn of Events. Antes habían tocado Periphery de teloneros, pero nos los perdimos. Un año más tarde los vería en el Magnet Club de Berlín.
Del concierto destacaría la sección del Six Degrees of Inner Turbulence y 6:00, mi canción favorita del Awake. Es innegable que se echa de menos la presencia de Mike Portnoy sobre el escenario. Por suerte pude llegar a verlo dos veces con la banda.

IMG_6514

IMG_6521

IMG_6547

IMG_6558

En definitiva, un buen concierto de dos horas. Lo mejor, sin duda, la compañía, aunque me hicieran verlo desde grada (no puedo evitarlo, adoro la pista). Por fin los pudimos ver juntos tres grandes amigos que somos muy seguidores de la banda.

Setlist:
Bridges in the Sky
6:00
Build Me Up, Break Me Down
Surrounded
The Dark Eternal Night
Drum Solo
A Fortune in Lies
Outcry
Wait for Sleep
Far from Heaven
On the Backs of Angels
War Inside My Head
The Test That Stumped Them All
The Spirit Carries On
Breaking All Illusions
As I Am

A la mañana siguiente continuamos con la ruta Gaudí: Visita a la Sagrada Familia (a la que decidimos no entrar por la larga cola que había) y al Parque Güell.

IMG_6559
IMG_6560
IMG_6563

IMG_6578

IMG_6580

IMG_6585

IMG_6591

IMG_6592

IMG_6594

 

Barcelona es una ciudad que me encanta. Tengo pendiente subir también las fotos de mi visita en 2007, cuando fui allí a ver a Roger Waters por primera vez.

AC/DC – Abril de 2009

Stand up and be counted for what you are about to receive…
Hay noches que recuerdas toda una vida. No importa lo mala que sea tu memoria. En mi adolescencia fui muy fan de AC/DC. Aunque con el tiempo ha perdido mucha relevancia en mis gustos, es uno de esos grupos por los que se siente especial predilección, ya que ayudó a prender la llama de mi pasión por la música.
Es un grupo por el que he sudado tinta para poder verlos en directo. Cuando mi interés por el grupo era máximo, allá por el año 2000, me quedé sin entrada para la gira del Stiff Upper Lip. Muchos años después se anunció su siguiente gira, concretamente para la primavera de 2009. Esa vez no se me podían volver a escapar. Casi un par de horas antes de que abrieran las puertas, me encontraba yo haciendo ya cola frente a la fachada de El Corte Inglés. A las 10 comenzó la venta. Para cuando alcancé el mostrador las entradas ya habían volado. Mi cara de estupefacción era de campeonato.
Con las manos vacías regresamos a casa. Sin embargo, gracias a mis conocimientos en materia de conciertos, encontré una puerta trasera. Al llegar, me puse frente a mi ordenador y entré en la web de la promotora, la desaparecida Gamerco, la cual solía guardarse unas cuantas entradas para venta directa. Pensaba que también estarían agotadas, pero… ¡aún quedaban! Unas semanas más tarde las recibí por correo.
La historia no acaba ahí. El día del concierto teníamos vuelo a las 3 de la tarde, llegando a Madrid a las 4. El concierto empezaba a las 9. Íbamos sobradísimos de tiempo, por lo que esperaba coger un buen sitio en la pista.
Dos palabras. Vuelo cancelado. Mi hermano de vez en cuando me recuerda el momento en el que nos anunciaron la noticia. Blasfemé, di una patada al suelo y el resto de la gente que iba a volar en el mismo avión se me quedó mirando. Ellos no conocían toda esta historia (tampoco mi carácter).
Por suerte, nos reubicaron en un vuelo a las 7, llegando a Barajas a las 8. Ahora íbamos a ir justísimos de tiempo. Tan justos que nos perdimos la primera canción. Recuerdo, como si fuese ayer, bajar corriendo junto a mi hermano las escaleras que conducían a la pista del Palacio de los Deportes, mientras sonaban los primeros acordes de Hell Ain’t a Bad Place to Be. Éxtasis.
Pocos segundos después de alcanzar la pista comienza a sonar Back in Black. No cabe ni un alfiler y nadie se mantiene pisando el suelo por más de un segundo. Jamás he vivido una fiesta semejante en un concierto, y bueno, I’ve seen things you people wouldn’t believe…

002

007

005

015

Canción tras canción, himno tras himno, la noche volaba. Ese día, a causa del problema con el vuelo, no había tenido tiempo para cenar.  En For Those About to Rock me pasó algo que no me ha ocurrido en ningún otro concierto, me mareé. Recuerdo verlo todo blanco durante un instante. Simplemente parando de saltar se me pasó. Por suerte (o más bien por desgracia), era la última canción. Nadie deseaba que aquello acabase.
Con el rugido de los cañones se cerraba una noche mágica. Sin lugar a dudas, uno de los 5 mejores conciertos que he visto.

Setlist:
Rock ‘n’ Roll Train
Hell Ain’t a Bad Place to Be
Back in Black
Big Jack
Dirty Deeds Done Dirt Cheap
Shot Down in Flames
Thunderstruck
Black Ice
The Jack
Hells Bells
Shoot to Thrill
War Machine
Anything Goes
You Shook Me All Night Long
T.N.T.
Whole Lotta Rosie
Let There Be Rock

Highway to Hell
For Those About to Rock (We Salute You)