Edimburgo – Abril de 2010

He tenido la suerte de poder visitar Edimburgo dos veces. Espero algún día volver a la que, para mí, es una de las ciudades más bonitas de Europa. Para ser una capital es relativamente pequeña, ya que su centro puede visitarse con tranquilidad en un par de días.

056 063
009 012 013 017 042
055

Si se tiene algún día más, como fue nuestro caso, es muy recomendable ascender a Arthur’s Seat, un mirador inmejorable de la zona.

090054 064 074

Eso sí, bajo mi punto de vista, las mejores vistas de la ciudad se obtienen desde Carlton Hill.

079 082 091 119

Pudimos visitar el museo de la historia de Escocia. Como amante de la F1, me gustó poder contemplar uno de los bólidos que pilotó Jackie Stewart. Qué diferentes eran los coches en los 70. Por otro lado, el recorrido a lo largo de la Royal Mile es imprescindible. Una de las calles más bonitas de Europa.

120 133 135 138 141 143 155 177 183 184

El gran punto de interés de la ciudad es su imponente castillo. Sólo por pasear por los Princes Street Gardens, con el castillo al fondo, ya merece la pena visitar la ciudad.

0253132
195 201 203 208216 217 245 250261 262 266 267 269 273

Al estar cuatro días en la ciudad, tuvimos también tiempo de visitar el jardín botánico. Es recomendable, aunque no es imprescindible, ya que la mayoría de capitales europeas tienen uno del mismo o mayor interés.

214 215
224
1412

Las dos veces que he ido a la ciudad he cenado en el Standing Orders, un antiguo banco reconvertido en restaurante. Bueno, bonito y barato.

278 294 298 304 305 306 311 313 317 319

Y así es Edinburgh. Sin duda en mi top 5 de Europa.

Frankfurt Marathon 2013

Un día te levantas y te miras en el espejo. No te reconoces. ¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿En qué momento me salí del camino? ¿Realmente hubo alguna vez un camino, una ruta trazada? Buscas culpables, pero en el fondo sabes que realmente sólo existe uno: tú mismo.
Todo el mundo sabe cómo le gustaría ser, qué experiencias querría disfrutar, dónde desearía vivir, qué trabajo le gustaría tener. Mucha gente, tristemente, no tiene la oportunidad de acercarse a lo que sueña. Unos pocos la tenemos, pero somos lo suficientemente imbéciles como para dejar pasar los días, los meses, los años, y convertirnos en seres conformistas, atrapados por nosotros mismos en una vida monótona y rutinaria.
Aquel día, tras mirarme en el espejo, volví a mi habitación y me senté en el escritorio. Cogí un papel y me puse a escribir. En él estaba todo aquello que deseaba hacer o cambiar. De aquellas líneas me acuerdo sólo de unas pocas, pero hay una que recuerdo por encima del resto: adelgazar. ¿Qué suele hacer la gente para adelgazar? Parece que correr es una buena manera de perder peso. Además Edu, llevas bastante tiempo deseando salir a correr, pero como eres un perraco comecruasanes no dabas el paso. Sin embargo, no queremos seguir parados, ¿verdad?
A partir de ahí los acontecimientos se precipitan. Te apuntas al gimnasio y vas aumentando la distancia: 3, 4, 5, 8, 10 km… En navidades piensas que estaría bien correr una media maratón. ¿Y una maratón? ¿Estás loco? Eso es imposible. Mírate al espejo y luego mídete las pulsaciones por minuto. Hay conejos que tienen menos que tú.
Llega el 1 de abril y Denia se incrusta en tu corazón para siempre. Mi estreno en media maratón. La segunda de 30 carreras hasta hoy, la mayoría de ellas por encima de los 15 kilómetros. Grandes momentos, grandes amigos, alguna decepción que otra, pero cada kilómetro, cada metro, merece la pena. El asfalto siempre tiene algo que enseñarnos.
No todo es deporte. Llega Berlín. Más tarde Frankfurt. Vives en Alemania. Tienes un trabajo que te gusta. Vuelves a ascender a Monte Perdido y al Aneto, recuperando del todo al montañero que siempre has llevado dentro y que, sin saber muy bien por qué, en algún momento perdiste. En dos años consigues ver a casi todas las bandas que soñabas ver en directo. Viajas por más de 10 países. Perfeccionas el inglés y sientas las bases del alemán. Te fundes un montón de pasta, sí, pero joder, es tu momento.
Para cuando vas a cumplir dos años corriendo, decides dar el paso definitivo en tu camino como corredor de fondo. Maratón. Eso que parecía inalcanzable. Crees que estás preparado. Vas a ir a vivir a Frankfurt y… ¡sorpresa! La ciudad alberga una de las 24 mejores maratones del planeta. Se celebra en octubre. A huevo.
La semana pasada me la pasé con el corazón a 100 todos los días. Una mezcla de miedo y emoción me recorría todo el cuerpo. Tras todas estas líneas se entenderá lo que suponía para mí correr una maratón.
No llegaba en mi mejor momento de forma. No pude entrenar en dos de las tres semanas previas a la carrera. Una por resfriado y otra por lesión. Pese a ello, el entrenamiento estaba ahí, así como dos años de experiencia con más de una docena de medias maratones e incluso un cross de 27 kilómetros. Tenía muy claro que, salvo lesión, la terminaba, aunque sí que había rebajado mis pretensiones respecto al crono.

DSC_0413

DSC_0438

Ayer domingo se daba el pistoletazo de salida a las 10:30 de la 32ª Frankfurt Marathon. Yo salí en el segundo grupo, a las 10:37. Un momento difícil de olvidar, mi primera salida en una maratón. El comienzo del final del camino.
Mi idea era pasar la media maratón en el 1:47. Los primeros 15 kilómetros mantuve bien el ritmo, aunque no me encontraba todo lo bien que me hubiera gustado. Pasé algunos kilómetros con un ligero flato. No perdoné ni un avituallamiento, lo cual me hizo “perder” bastante tiempo, especialmente al paso por la primera media, que cerré en un más que discreto 1:49. Pese a que sufrimos una incómoda lluvia durante más de media hora, era evidente que no era mi día.

DSC_0553

DSC_0558

Desde el 21 al 27 pasé unos buenos kilómetros. A partir de ahí comenzó la cuesta abajo. Lenta, pero imposible de frenar. Para cuando pasé por el kilómetro 31 tuve que romper mis principios y consumir, por primera vez, los geles que me ofrecían en el avituallamiento. Estaba fundido. ¡Y todavía quedaban 11 kilómetros! A partir de ahí mi ritmo continuó su caída en picado.
Era obvio que, pese a que tanto el día de la carrera como en los meses previos mi respeto a la prueba era máximo, había cometido un error garrafal en el entrenamiento. Pensaba que incrementando mínimamente el kilometraje me valdría para salir airoso. Al final así ha sido, pero con muchísimo más sufrimiento del debido. Me ha faltado mucha más carga de kilómetros estos últimos meses. De todo se aprende. He pagado la novatada.
El sufrimiento que experimentó mi cuerpo del kilómetro 37 hasta el final es algo que jamás había vivido. Indefinible. Por si fuera poco, durante esos kilómetros nos acompañaron ráfagas de viento infernales, que fácilmente alcanzaban los 30 km/h. Llegaron casi a pararme en algún momento. Pese a que sufrí lo que no está escrito, estoy muy orgulloso de que en ningún momento llegué a caminar. Es posible que si hubiera andado un rato y reemprendido la marcha mi tiempo hubiera sido mejor. Pero yo, salvo problema serio, JAMÁS me pararé en una carrera. Sin duda, la gran nota positiva de ayer fue la fortaleza psicológica que he alcanzado.
Los últimos 195 metros fueron indescriptibles. Son los últimos pasos hacia la consecución de tu sueño. Cruzas la meta en 4:03:49 con lágrimas de emoción brotando de tus ojos. Se trata de un tiempo muy lejano a tus aspiraciones. El asfalto, como siempre implacable, te ha dado una cura de humildad. Normalmente hubiera considerado este resultado un fracaso mayúsculo. Sin embargo, ayer poco importó el crono. Ya habrá tiempo de mejorarlo. Hoy, todavía cojo, ya tengo ganas de revancha.

Lo verdaderamente importante de ayer es evidente, ¿no? Soy corredor de maratón.

DSC_0706

Se acerca el día – Frankfurt Marathon 2013

El día en el que me voy a enfrentar a un reto que, hasta hace unos meses, ni en mis mejores sueños hubiera podido imaginar. Año tras año veía en las olimpiadas la prueba reina del fondo y pensaba: ¡Madre mía! Eso es imposible para los simples mortales.
Si cruzo la meta no será simplemente la superación de un desafío de grandes proporciones. Para mí es mucho más. Es el final de un camino. Le debo demasiado al deporte. Del fondo del pozo al cielo sólo hay 2 años. O eso espero.
En esos 42.195 metros, que mezclarán disfrute y sufrimiento extremo, me acompañará mi eterna socia, la música, con una lista que reúne los grupos y/o canciones que más me han marcado a lo largo de mis 27 años, especialmente en estos dos años corriendo.

  • AC/DC – Back in Black
  • Avalanch – Xana
  • Bruce Springsteen – Born to Run
  • Bruce Springsteen – Thunder Road
  • Bryan Adams – Run To You
  • Cream – Sunshine of your Love
  • David Bowie – Five Years
  • Dire Straits – Sultans of Swing
  • Dire Straits – Tunnel of Love
  • Dream Theater – Take the Time
  • Fleetwood Mac – Go Your Own Way
  • Foo Fighters – Best of You
  • Foo Fighters – The Pretender
  • Foo Fighters – Wheels
  • Franz Ferdinand – Take Me Out
  • Héroes del Silencio – La Sirena Varada
  • Iron Maiden – Hallowed be the Name
  • Jethro Tull – Locomotive Breath
  • Jimi Hendrix – All Along the Watchtower
  • Jimi Hendrix – Fire
  • Joan Manuel Serrat – Mediterráneo
  • Journey – Don’t Stop Believin’
  • Kasabian – Fire
  • King Crimson – XXI Century Schizoid Man
  • Led Zeppelin – Black Dog
  • Lynyrd Skynyrd – Sweet Home Alabama
  • Metallica – Fade to Black
  • Metallica – One
  • Mike Olfield – Moonlight Shadow
  • Muse – Hysteria
  • Muse – Knights of Cydonia
  • Muse – Plug In Baby
  • Nirvana – Heart-Shaped Box
  • Pearl Jam – Alive
  • Pearl Jam – Rearviewmirror
  • Pink Floyd – Comfortably Numb
  • Pink Floyd – Time
  • Pink Floyd – Wish You Were Here
  • Porcupine Tree – Sound of Muzak
  • Queen – Bohemian Rhapsody
  • Queen – Headlong
  • Radiohead – Karma Police
  • Radiohead – Paranoid Android
  • Rush – 2112, The Temples of Syrinx
  • Sigur Rós – Hoppípolla
  • Slipknot – Before I Forget
  • The Beatles – Hey Jude
  • The Beatles – Something
  • The Black Keys – Lonely Boy
  • The Smiths – There is a Light That Never Goes Out
  • The Strokes – New York City Cops
  • The Who – Baba O’Riley
  • U2 – Where the Streets Have No Name
  • Vetusta Morla – Los Días Raros
  • Wilco – Impossible Germany
  • Yes – Siberian Khatru

Alemania y Praga – Agosto de 2013

Los días entre los viajes a Croacia y Pirineos no fueron precisamente tranquilos. Comenzaba a trabajar el 1 de septiembre, así que había que aprovechar el verano al 200%. Al día siguiente de volver desde Zagreb a Berlín, cogí un tren a las 6 de la mañana rumbo a Núremberg, donde me encontraría con mi familia. Ese día visitamos Bamberg y Rothenburg ob der Tauber. No saqué prácticamente fotos, ya que estuve por la zona 3 meses antes. Sólo desempolvé mi Canon en Rothenburg, ya que poder disfrutar allí de la puesta de sol y del amanecer fue un lujo.

IMG_1388 IMG_1389 IMG_1397 IMG_1399 IMG_1400 IMG_1401

Desde Rothenburg volvimos a Núremberg, donde cogimos un autobús a Praga. Allí vi con mis hermanos a Roger Waters. Estuvimos poco más de un día por la ciudad. Conociéndola, unas cuantas horas son suficientes para refrescar y visitar alguna cosilla que no pude ver la otra vez. Todavía me siguen quedando cosas pendientes. Por suerte la capital checa está medianamente cerca de Frankfurt.

IMG_1482 IMG_1484 IMG_1489 IMG_1500 IMG_1510 IMG_1519 IMG_1520 IMG_1521 IMG_1527 IMG_1531 IMG_1532 IMG_1535 IMG_1538 IMG_1544 IMG_1552

La cantidad de turistas en la ciudad en agosto es demencial. Si se visita Praga en verano, recomiendo encarecidamente pegarse un madrugón, si no es imposible disfrutar de la ciudad en unas condiciones como las de las anteriores fotos.

IMG_1554 IMG_1561 IMG_1562 IMG_1564 IMG_1574 IMG_1580 IMG_1582 IMG_1585 IMG_1604 IMG_1610
IMG_1614 IMG_1650 IMG_1659

Tras Praga, ascendimos en dirección a Berlín, pero antes de llegar a la capital nos detuvimos en Sajonia. Allí visitamos Dresden, en la que ya estuve en mayo, por lo que en esta preciosa ciudad también me invadió la pereza con la cámara. Esta segunda visita a Dresden me proporcionó uno de los entrenamientos más impresionantes que he realizado. Corrí por el casco antiguo completamente solo. Bueno no, tenía una acompañante de lujo: la niebla. Impagable.
En Sajonia también pasamos un día entero en el parque nacional de la Suiza Sajona. Realizamos dos excursiones, la primera de ellas hasta el mirador de Schrammsteine. Muy interesante.

IMG_1686 IMG_1687 IMG_1691 IMG_1692 IMG_1708 IMG_1710 IMG_1711 IMG_1712 IMG_1713 IMG_1717 IMG_1721 IMG_1723 IMG_1726 IMG_1727 IMG_1732 IMG_1733

Por la tarde hicimos la excursión al mirador de Bastei. Es también muy bonita, pero mucho más turística y, por ello, se respira mucho menos ambiente de montaña.

IMG_1738 IMG_1740 IMG_1744 IMG_1746 IMG_1749 IMG_1759 IMG_1760 IMG_1763 IMG_1767 IMG_1768 IMG_1771
IMG_1743

Una vez ya en Berlín, pasamos 5 días en la ciudad en los que fue un placer hacer de guía turístico. Mis cinco meses en la gran urbe alemana han sido una de las etapas más bonitas de mi vida, un sueño hecho realidad. Para mí siempre será mi segunda ciudad, el punto de partida de mi nueva vida.
El día 18 teníamos el vuelo de Bremen a Alicante, por lo que el día 16 empezamos a desplazarnos hacia el oeste por la geografía alemana. Las primeras paradas fueron Wernigerode y Quedlinburg, dos de los pueblos más bonitos de Alemania, o eso se dice. Yo no soy muy de pueblos. También es que he visto  ya 50.000 pueblos alemanes.

IMG_1804 IMG_1809 IMG_1810 IMG_1812 IMG_1814 IMG_1816 IMG_1822 IMG_1823 IMG_1824 IMG_1828
IMG_1831

IMG_1832

Esa noche dormimos en Hannover, una ciudad que fue una agradable sorpresa. Uno de sus puntos de interés es la Aegidienkirche, una iglesia que fue bombardeada durante la II Guerra Mundial y que no se reconstruyó.

IMG_1847 IMG_1848 IMG_1850 IMG_1852 IMG_1854 IMG_1855 IMG_1856 IMG_1860 IMG_1861 IMG_1866 IMG_1868 IMG_1871 IMG_1874

La última parada era el gran aliciente del viaje para mí. Bremen es una ciudad que no defrauda. Sólo por girar sobre uno mismo 360 grados en la Markplatz (en plan Michael Jackson, pero más despacio, que si no, no ves un carajo), ya merece la pena la visita.

IMG_1878 IMG_1881 IMG_1883 IMG_1884 IMG_1886 IMG_1889 IMG_1897 IMG_1901 IMG_1905 IMG_1907 IMG_1909 IMG_1911 IMG_1919 IMG_1923 IMG_1925 IMG_1928

Sí, me gustaron los músicos de Bremen, ¿algún problema?

Pues esta es la historia, una revisita a una de las ciudades más bonitas de Europa, así como otro incremento de mi conocimiento del país de las salchichas, la cerveza y las oportunidades para los ingenieros.

Pirineos – Agosto de 2013

Tengo la sensación de que el pasado mes de agosto me encontré un poco más a mí mismo. El día más bonito que he vivido en la montaña fue mi primera ascensión a Monte Perdido, en 2005. Sin embargo, la semana que he estado este año en el Pirineo Aragonés ha sido casi insuperable. La belleza de las excursiones, así como el nivel brutal de exigencia al que me (auto)sometí, me dieron varios de los momentos más increíbles que he vivido por las alturas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Que me encanta la montaña y que tengo grandes retos que deseo cumplir no es ninguna novedad. Esa semana no hizo otra cosa que reafirmar exponencialmente mi determinación, así como permitirme ahondar un poco más en mi personalidad, siendo algo más consciente de mis virtudes y de algún defecto de mi carácter. Unas a mantener y otros a minimizar lo máximo posible.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegamos a Benasque un lunes, teniendo planeada para el día siguiente la subida al Aneto. En la oficina de turismo pudimos comprobar como la predicción del tiempo bendecía nuestros planes. Esa tarde decidí salir a correr por el valle de Estós, ascendiendo desde  el Camping Aneto, situado en el mismo valle de Benasque. 400 metros de desnivel de subida y otros tantos de bajada, haciendo unos 9 kilómetros en total. Como dirían los de La Hora Chanante, una ideaca. A la mañana siguiente empecé el ascenso con las piernas bastante cargadas. Pero bueno, esa semana me la había planteado como la de puesta a punto para los últimos dos meses antes de la maratón, y creo que cumplí el objetivo.
Comenzamos el ascenso al Aneto de noche, sobre las 5:30. Las vistas, especialmene mientras amanece, son lo único que hace que el montañero no se muera de asco mientras se abre camino por el horrible roquedal que dirige al Portillón Superior. Eso sí, la recompensa a esas cerca de tres horas no es minúscula. Al llegar al portillón, la montaña regala a sus visitantes una de las vistas más bonitas del Pirineo.

IMG_1948IMG_1951
IMG_1960
IMG_1963
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_1967
IMG_1971
IMG_1972
IMG_1975
IMG_1978
IMG_1980
IMG_1985
IMG_1990
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El estado del glaciar empeora enormemente con el paso de los años. Tardamos bastante en cruzarlo, por lo que creo que no elegimos la ruta adecuada. También he de decir que nos lo tomamos con bastante calma. Cruzar a lo ancho el glaciar proporciona una imponente visión de su verticalidad. Vamos, que acojona bastante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_1991
IMG_1992
IMG_1995
IMG_1996
IMG_1997
IMG_2002
IMG_2004
IMG_2005
IMG_2008
IMG_2026

La otra vez que subí al Aneto -en el lejano 2001- vimos durante la ascensión muchísima más gente. Supongo que algo tendría que ver el que ahora fueran los últimos días de agosto. Recuerdo que aquella vez sufrí bastante más en la parte final del ascenso, desde el collado Coronas. También recuerdo que crucé el Paso de Mahoma sin miedo alguno. Esta vez me impresionó bastante más. Me estaré haciendo mayor. Con más tembleque o menos, llegar a una cumbre así es algo que guardas con mucho mimo en un rincón de la memoria.

IMG_2011IMG_2010
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La bajada hasta La Besurta se hace larga, aunque La Maladeta nos ofreció un último regalo antes de finalizar un largo día. Probablemente la la estampa más famosa del Pirineo Aragonés.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2041
IMG_2028
IMG_2036

Al día siguiente nos encaminamos hacia Ordesa, donde realizaríamos, en primer lugar, la excursión del Balcón de Pineta. Poco puedo decir de ella, salvo que me parece la más bonita del Pirineo. Son 1.300 metros de desnivel, por lo que es bastante exigente. Y yo que me alegro. Un rincón maravilloso alejado de la masificación.

IMG_2045IMG_2046
IMG_2059
IMG_2067
IMG_2074
IMG_2075
IMG_2076
IMG_2079
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2082
IMG_2084
IMG_2085
IMG_2089
IMG_2090
IMG_2093

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2094
IMG_2101
IMG_2108
IMG_2113

De las tres veces que he subido, esta ha sido la mejor, ya que lo vimos al atardecer -por lo que además estábamos completamente solos- y el Lago Marboré tenía restos de hielo. Por si la belleza del paisaje no fuese suficiente, saliéndonos del camino es relativamente sencillo encontrar Edelweiss.

IMG_2124IMG_2125
IMG_2129
IMG_2130
IMG_2117
IMG_2133

Los dos días siguientes eran los más importantes del viaje. Tres meses atrás, estando en Berlín, había reservado para esas noches en el refugio de Góriz. Es de los más solicitados del Pirineo, por lo que hay que gestionarlo con muchísima antelación si se desea conseguir plaza.
Recalco lo de Berlín porque, cuando llegamos la primera noche, estuve hablando con dos alemanes que eran de allí. Cuando les dije -hablando en alemán- que yo también vivía en la capital alemana, se quedaron un poco a cuadros. Demasiada casualidad, ¿no? Un español en medio del Pirineo -a 2.200 metros de altitud- te dice: “¡Yo también vivo en Berlín!”. Inicialmente debieron pensar que me cachondeaba de ellos. Me preguntaron dónde residía exactamente. Cuando les dije “Friedrichshain, cerca de Frankfurter Tor”, ya se lo creyeron… o esa fue mi impresión. Una anécdota bastante curiosa.
El maravilloso valle de Ordesa sólo tiene una pega: lo masificado que está. La calzada que lleva desde las Gradas de Soaso hasta la Cola de Caballo es criminal. El que no quiera caminar por tierra que se vaya a un Spa.

IMG_2140IMG_2141
IMG_2142
IMG_2144
IMG_2157
IMG_2160
IMG_2166
IMG_2167
IMG_2173
IMG_2175
IMG_2184
IMG_2186
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde la Cola de Caballo hasta el refugio disfruté de una hora y media bastante interesante, ya que era la única parte del trayecto que no había recorrido ya.

IMG_2192IMG_2195
IMG_2201
IMG_2222
IMG_2231
IMG_2245
IMG_2246
IMG_2254
IMG_2252
IMG_2251

Las instalaciones del refugio son increíbles. Creo que la familia Hilton lo compraron hace unos años y actualmente consiste en habitaciones privadas con Jacuzzi.
Ahora en serio, habitaciones de 60 personas, duchas con agua fría, ronquidos, tíos que se agarran durante la noche a tu almohada… ¿Alguien da más? Toda una experiencia. Los que me conocen saben que he dormido en el suelo de varios aeropuertos, y que por lo tanto estas cosas no me importan ni lo más mínimo. Simplemente fue gracioso ver la cara de unas chicas cuando entraron en la habitación. Bienvenidas a la montaña señoritas.
A las 6 de la mañana, tras disfrutar a lo largo de la noche de un estruendoso concierto del coro de los montañeros de Góriz, tocaba quitarse las legañas con agua helada y emprender la marcha.

IMG_2261IMG_2263
IMG_2264
IMG_2272

IMG_2302
IMG_2306
IMG_2309
IMG_2313
IMG_2314
IMG_2315
IMG_2316

Subir a Monte Perdido desde Góriz es, al menos en verano, bastante asequible. Son 1.100 metros de desnivel que se pueden superar fácilmente en tres horas. La ascensión a Monte Perdido es la  más bonita que he hecho hasta el momento (dos veces además). Aunque he de decir que lamentablemente mis tres miles son, hasta el momento, bastante escasos.

IMG_2319IMG_2320
IMG_2324
IMG_2334
IMG_2350
IMG_2352

10:30 de la mañana y comenzamos el descenso. ¿Ahora a descansar a Góriz todo el día? Ni loco. Se preveía que el tiempo empeorase considerablemente por la tarde. Tormentas decían. Aún así, yo estaba convencido de que algo más podría hacer mientras las nubes crecían, tenía tiempo de sobra. Al final regresé a Góriz sobre las 4, por precaución, y acabé tirándome de los pelos un poco. No cayó ni una gota en toda la tarde. Aunque bueno, más vale prevenir.
Me encaminé hacia la Brecha de Rolando a toda velocidad. Llegué desde Góriz hasta algo más allá de la Gruta del Casteret en hora y media. No pude llegar hasta la misma brecha porque no llevaba los crampones conmigo. Aún así, fue muy gratificante comerse casi 2.000 de desnivel positivo en apenas unas horas. Qué lejos queda cuando me arrastré para llegar a la cumbre del Mulhacén en 2008.

IMG_2366IMG_2368
IMG_2370
IMG_2371
IMG_2372
IMG_2373
IMG_2374
IMG_2375
IMG_2376
IMG_2378

La verdad es que me planteaba la mañana siguiente como unas pesadas horas de descenso hasta iniciar el regreso en coche a Alicante. Mi mentalidad, a veces demasiado deportiva, hizo que no me parase a pensar en la gran oportunidad que iba a ser poder ver el valle al amanecer, sin que las hordas de turistas hubiesen invadido el parque.

IMG_2396IMG_2403
IMG_2411
IMG_2422
IMG_2426

Sólo he de decir que al final tardamos casi lo mismo en bajar que en subir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
IMG_2437
IMG_2440
IMG_2451
IMG_2458
IMG_2461
IMG_2466
IMG_2469
IMG_2473

Así se cerraron mis seis días más intensos en la montaña hasta el momento. Muchas experiencias para el recuerdo. Son dos años seguidos yendo a los Pirineos. Lo del año pasado estaba cantado, pero ha sido una verdadera suerte poder ir allí este verano. El año que viene va a estar más complicado, pero volveré pronto. El Perdiguero y el Posets me están esperando.

Buchmesse 2013

Este fin de semana ha sido la feria del libro de Frankfurt. Tenía una idea un tanto diferente de lo que me iba a encontrar. La mayor parte de la feria está dedicada a que los países traten de promocionar su literatura, así como que las distintas editoriales del mundo presenten sus nuevas ediciones, eso sí, sin prácticamente venta al público.

IMG_2975 IMG_2977 IMG_2979 IMG_2981

Yo esperaba adquirir libros de las editoriales españolas, por lo que para mí ha sido un poco decepcionante. Al menos sí que he podido conseguir un par de guías de Lonely Planet a precio muy reducido. Como viajero que se suele apoyar en sus guías para preparar sus aventuras, su stand era una delicia para mí. Las librerías alemanas sí que tenían dos edificios para venta al público, pero claro, de momento lo de leer en alemán me queda un tanto lejano.

IMG_2984 IMG_2985
IMG_2982 IMG_2987 IMG_2988

Si la feria hubiera sido en mi lengua materna hubiera sido una maravilla, así se me ha quedado únicamente en interesante.

Oktoberfest, Augsburg y Stuttgart – Octubre de 2013

El fin de semana pasado visité -por segunda vez- la gran fiesta alemana. El sábado a primera hora llegamos a München, donde nos esperaba un tiempo horrible. Por ello, no tengo prácticamente fotos de dicho día. Pese a la incansable lluvia que nos acompañó durante toda la jornada, yo lo pasé estupendamente. Creo que las dos jarras de litro que me bebí en el Biergarten de la Hofbrauhaus tuvieron algo que ver. No es que sea precisamente un borracho, ha sido la única excepción (además prevista) a mi autoimpuesta ley seca durante mis meses de entrenamiento hacia la maratón.
Durante las primeras horas de la mañana paseamos por el centro de la ciudad. Como pensamos volver en 2014, fue una visita bastante superficial. Para la 1 ya estábamos en el recinto del Oktoberfest, donde estaríamos hasta alrededor de las 7 de la tarde. Cuando llegamos ya habían cerrado el acceso a las carpas, ya que, a causa de la lluvia, ese día la demanda para entrar fue aún mayor. Pero bueno, ¿qué mejor que sentarte a beber en unas mesas al aire libre mientras llueve sin tregua?

IMG_2882

IMG_2886

IMG_2890

IMG_2893

IMG_2895

IMG_2905

Al día siguiente nos despertamos en Augsburg, la población más grande de la ruta romántica alemana. Nos tuvimos que ir a 78 kilómetros de München para encontrar una habitación a precio razonable. Al menos la ciudad es interesante.

IMG_2919

IMG_2925

IMG_2930

IMG_2935

IMG_2938

IMG_2939

En nuestro trayecto de vuelta hacia Frankfurt, nos detuvimos en Stuttgart. Fue una parada corta para comer. No iba con demasiadas expectativas y he de decir que me gustó más de lo que me esperaba.

IMG_2942

IMG_2946

IMG_2948

IMG_2974

IMG_2957

IMG_2961

IMG_2968

IMG_2970

Otro fin de semana descubriendo Alemania. A ver si me contratan ya de una vez los de Un País en la Mochila para hacer la versión alemana.

Valle del Rin, Worms y Heidelberg – Septiembre de 2013

¿Qué hice mi primer fin de semana en Frankfurt? Viajar y correr una media maratón. No tengo remedio.
Durante estos últimos meses, mientras vivía en Berlín, he viajado mucho por Alemania. Sin embargo, hay una zona que he evitado. Esta zona, lógicamente, son los alrededores de Frankfurt. Sabiendo que me venía a trabajar aquí no tenía sentido acercarme, sobre todo considerando la gran cantidad de lugares de interés que posee Alemania.
Hay muchísimo por ver en un radio de 300 kilómetros alrededor de Frankfurt. Lo que más me atraía era la parte alta del Valle del Rin, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Para el domingo tenía marcada -desde hacía semanas- la cita con la media maratón de Worms, uno de los grandes hitos en mi preparación hacia la maratón.
Por lo tanto, en primer lugar nos encaminamos el sábado hacia el valle con nuestro Focus alquilado. La zona es bastante bonita, aunque los castillos tampoco son los más impresionantes del país. Es un recorrido perfecto para realizar en bici, ya que no es demasiado extenso y está preparado para ello. Espero volver en primavera y tomarme un día entero con calma sobre las dos ruedas. Lamentablemente en este viaje no hice demasiadas fotos.

 IMG_2478 IMG_2483 IMG_2487IMG_2504 IMG_2522 IMG_2527
IMG_2514

IMG_2540

De Worms tengo todavía menos instantáneas. El problema radica en que he visto ya demasiadas ciudades centroeuropeas, especialmente alemanas. Si no es algo un poco fuera de lo común, suelen provocarme bastante indiferencia, y Worms no es una población que sorprenda.
Pese a ello, desde un punto de vista sí que será especial para mí, ya que he realizado allí mi segunda mejor media maratón hasta el momento, a sólo tres segundos de mi mejor tiempo. Pero lo más importante es que salió así casi sin pretenderlo, en mitad de la preparación para la maratón, con una carga de kilómetros en las piernas bastante alta. Además, no ha sido mi carrera más rápida, pero ha sido la mejor. Me explicaré. Cuando hice mi mejor tiempo en Orihuela, los primeros 10 kilómetros los hice en 45:00, aguantando bien posteriormente hasta el 18, y hundiéndome los últimos tres kilómetros. En Worms hice 47:20 en los primeros 10 km, mientras que en los segundos hice 45:40.
Me gustaría decir que fue por mantener la cabeza fría al inicio. Tal vez algo sí, pero prácticamente salí al 100%. Aún me falta un poco saber calmarme en competición. Debería ser mucho más frío después de casi 30 carreras. También tendría que situarme mejor en las salidas para luego no tener que ir esquivando gente. Pero bueno, fue genial ver como el cuerpo hacia click a mitad de carrera. Dejas de sentir que vas casi al límite, subes el ritmo y empiezas a pasar a un montón de gente. Una buena mañana.

IMG_2544 IMG_2546

Tras la ducha, nos encaminamos hacia Heidelberg, considera una de las ciudades más bonitas del país. Es interesante, pero después de visitar Bremen y Dresden dos semanas antes… para mí no hay color. Sé que no es bueno comparar, pero yo es algo que no puedo evitar.

IMG_2547 IMG_2550 IMG_2559 IMG_2560 IMG_2561 IMG_2563 IMG_2565 IMG_2567

Un fin de semana muy bien aprovechado. La semana que viene iré al Oktoberfest. En noviembre, una vez pasada la maratón, espero hacer otro viaje. Colonia, Trier, Luxemburgo, Estrasburgo… Un gran abanico de posibilidades.

Deutsches Filmmuseum

Cuando vine en junio a hacer la entrevista para mi trabajo actual, no visité ningún museo de Frankfurt, ya que salí de ésta sabiendo que iba a venirme a vivir a orillas del Main, por lo que tendría tiempo de sobra para acercarme al gran número de museos que alberga la ciudad. Tras Berlín, Frankfurt es la segunda ciudad del país más importante a nivel de museos.
Entre ellos, uno de los más relevantes es el del cine. La exposición es pequeña, pero muy interesante. En la primera planta se explica paso a paso cómo se llegó desde las simples imágenes hasta el proyector cinematográfico, inventado por los hermanos Lumiere.

IMG_2844 IMG_2845

En la segunda planta, además de cuatro pantallas donde se proyectan sin descanso escenas de distintas películas, se muestran diversos objetos relacionados con el mundo del celuloide. La estrella de la exposición es el traje que se utilizó en Alien, aunque también destacan una de las marionetas de stop and motion empleadas en Pesadilla Antes de Navidad o el guión de Sunrise con las notas de Murnau. Esta última me parece la obra cumbre del cine mudo, por lo que ha sido una agradable sorpresa encontrarme el guión. La máscara de Darth Vader es un modelo de prueba que se empleó antes de comenzar el rodaje de El Imperio Contraataca.

IMG_2847 IMG_2848 IMG_2850 IMG_2851 IMG_2853 IMG_2854 IMG_2855 IMG_2856 IMG_2857 IMG_2859 IMG_2860 IMG_2861

En las pantallas grandes he podido ver una de las escenas de 2001, una de mis películas favoritas. También tenían expuesta una secuencia de imágenes que Kubrick empleó para planificar el montaje de una de las escenas de la película.

IMG_2862

Se trata, sin duda, de un museo muy interesante para los que amamos el séptimo arte.

Internationale Automobil-Ausstellung 2013

Esta es mi tercera semana en Frankfurt am Main. De momento llevaré bastante lío hasta noviembre, ya que el 1 de octubre me mudaré al que va a ser mi piso definitivo aquí. Esa es la razón por la cual no he podido actualizar durante las últimas tres semanas, ya que no tendré DSL hasta mediados de octubre. De momento sobreviviré con la WLAN de O2, servicio que he contratado esta semana. Tengo muchísimo trabajo atrasado con el blog: Pirineos, centro de Europa, Valle del Rin, Heidelberg…
Mis impresiones estas tres primeras semanas son muy positivas en todos los aspectos. A nivel laboral, la razón de mi mudanza, estoy muy contento. Es justo lo que estaba buscando. Voy a crecer muchísimo profesionalmente a orillas del Main. Si antes no muero congelado durante el invierno, claro.
Durante semana voy hasta arriba entre trabajo, entrenamiento para la maratón, papeleos y tareas varias relacionadas con mi asentamiento en la ciudad. Por ello, trato de sacar el máximo partido a los fines de semana. El primero estuve de viaje por el Valle del Rin, Heidelberg y corrí la media maratón de Worms. Este fin de semana será más relajado: visitar algún museo y hacer una simulación de 35 kilómetros de cara a la maratón.  Bueno, tal vez relajado no sea la palabra. El fin de semana pasado tenía el ticket de dos días para el Salón del Automóvil de Frankfurt.
Este año está siendo absolutamente insuperable: Berlín, conciertazos, innumerables viajes, muchísimas carreras, Aneto, Monte Perdido, Frankfurt… pues bien, la IAA ha sido una de las mayores sorpresas del año. Sabía que me iba a gustar porque me encantan los coches. Sin embargo, no me esperaba algo tan apabullante.
En primer lugar, el recinto ferial de aquí es unas 20 veces más grande que el de Alicante. Me sentía como un auténtico pueblerino paseándome por las largas avenidas que conectan los distintos edificios, mientras establecía esa conexión en mi cabeza. La exposición de BMW era absolutamente alucinante, con un circuito que recorría la sala por encima de las cabezas de los visitantes. Eso por no hablar del i8, el coche más bonito de toda la feria.

IMG_2574

IMG_2576

IMG_2578

IMG_2580

IMG_2583

IMG_2584

IMG_2585

IMG_2587

IMG_2588

IMG_2590

IMG_2591

IMG_2593

IMG_2600

IMG_2605

Casi todas las marcas centraban sus exposiciones en la presentación de modelos híbridos, aunque su gran reclamo solía ser la presentación de un modelo de tintes futuristas. Las que podían, lo acompañaban exponiendo sus -exitosos- modelos de competición.

IMG_2615

IMG_2619

IMG_2623

IMG_2631

IMG_2633

IMG_2635

IMG_2637

IMG_2638

IMG_2639

IMG_2645

IMG_2648

IMG_2655

IMG_2659

IMG_2660

IMG_2662

IMG_2671

IMG_2674

IMG_2675

IMG_2678

IMG_2682

IMG_2687

IMG_2688

Tras BMW, la segunda exposición más destacable era la de Mercedes, alojada en el edificio en el que se encontrará la meta de la maratón de Frankfurt en 5 semanas.

IMG_2695

IMG_2700

IMG_2702

IMG_2706

IMG_2714

IMG_2717

IMG_2722

IMG_2724

IMG_2725

IMG_2726

Por encima de coches de F1, Le Mans y modelos nuevos, lo más emocionante para mí fue ver el Polo WRC. Ogier está a sólo un punto de proclamar campeón del mundo de rallies a mi coche. Bueno, no exactamente el mío, pero se me entiende.

IMG_2728

IMG_2731

IMG_2732

IMG_2733

IMG_2734

IMG_2735

IMG_2739

IMG_2749

IMG_2752

IMG_2754

IMG_2756

IMG_2758

El sábado no había demasiada gente en el recinto… comparado con el domingo. Optamos ese día por jugar una hora al FIFA -tenían varias consolas en la exposición de Hyundai- esperando a que el recinto se vaciase un poco.

IMG_2760

IMG_2761

IMG_2763

IMG_2764

Pasamos otro buen rato en la exposición de BMW, ya que era la que más merecía la pena repetir. Era impresionante escuchar rugir a varios M mientras recorrían el circuito.
Con un día completo se puede ver perfectamente todo. Eso sí, hay que intentar evitar a toda costa un domingo. Es muy recomendable quedarse hasta que cierran a las 19:00, ya que desde una hora antes ha desaparecido el 80% de la gente.
Pese a que se puede hacer en prácticamente todos los coches, yo sólo me subí a tres: el i3 de BMW, el 911 Carrera Turbo y el Golf GTI. VW, BMW, Porsche. Esa es la escalera que me gustaría seguir, aunque el último peldaño mejor lo dejamos para otra vida (el 911 al que me subí valía 183.000 euros).

IMG_2776

IMG_2781

IMG_2785

IMG_2789

IMG_2801

IMG_2809

IMG_2814

IMG_2816

IMG_2821

IMG_2826

IMG_2833

IMG_2837

En definitiva, una experiencia memorable que espero repetir todos los años que pase aquí. Dentro de tres semanas volveré al recinto para la mayor feria del libro del mundo.